“No tomar una decisión también es tomar una decisión”

Seguramente cuando te sientas a visualizar como va a ser tu año tienes en cuenta todos los aspectos deportivos, todo lo que vas a necesitar durante la temporada, tus jugadores, tu equipo de trabajo, la idiosincrasia del club en el que trabajas, los objetivos…

Pero… ¿valoras a las personas que te rodean? No hablo de deportistas, hablo de personas.  ¿valoras cuales son las inquietudes de esas personas? ¿valoras las habilidades sociales? ¿observas a las personas tímidas? ¿determinas en que son líderes?

Dentro de un grupo vamos a encontrar personas de diferente perfil, todas con un rol diferente y todas son personas que necesitan sentirse valoradas en el rol que desempeñan.

Todas y cada una de las personas que forman parte de tu grupo son líderes en algún aspecto, incluso los que parezca que pasan desapercibidos, los que parece que no toman decisiones también las toman. No tomar ninguna decisión también es tomar una decisión.

Uno de los retos más difíciles como entrenador es buscar que rol juega cada jugador dentro del grupo, en que es líder y empoderarle en su justa medida.

Como entrenador me he encontrado líderes en el vestuario que en el campo pasan desapercibidos, lideres en el campo que en el vestuario no tienen peso, líderes en los entrenamientos y que en los partidos se esconden porque les puede la presión y líderes en vestuario, en partidos y en entrenamientos, que son capaces de con un gesto movilizar al grupo.

Particularmente siempre he prestado mucha atención a los líderes del equipo, creo firmemente que algunos jugadores tienen mucho peso y debes tenerlos cerca si quieres que el grupo funcione.

Mi posición siempre ha sido de trato especial con esos jugadores, para mi no todo el mundo es igual, todos somos diferentes según que situación y en el deporte no todos están al mismo nivel ni se encuentran en la misma situación.

Yo siempre he optado por darle peso a los líderes, saber elegir a aquellos que tenían más influencia en el grupo y darles funciones claras, dejarles poder de decisión y guiarlos para ayudar al grupo. Les he asignado funciones tan claras como crear un ambiente determinado en el vestuario, hablar con tal jugador y ayudarle a corregir determinada situación, enseñarles primero a ellos la estrategia de la semana y hacerles participes para conseguir el objetivo de manera más clara.  Con esa misma confianza cuando alguno de ellos se ha salido de su camino se lo hago saber, le indico que ha hecho mal y las medidas a tomar.

Pueden parecer tareas que se salen de las labores de un entrenador. En mi opinión darle funciones en ese aspecto a determinados jugadores, empoderarles haciéndoles sentir importantes y hacerles partícipes de los pasos semanales del equipo potencia la consecución de objetivos y logra reforzar los lazos internos. Los jugadores son personas y los entrenadores también, no son un jefe que debe imponer una manera de hacer las cosas, debe ser un líder que sepa guiar a otros lideres.

¿Crees que has llevado este tipo de estrategias en tu equipo?¿Has empoderado a los lideres de tu equipo correctamente?¿ A qué esperas para llevar a tu equipo al siguiente nivel? Subscribete al blog para estar al día de todos los artículos. Entra y regístrate.

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!