Dependiendo de la categoría y nivel en el que estés entrenando es posible que la planificación de la pretemporada de tu equipo este llegando a su fin y tengas la vista puesta en la semana de inicio de liga. Seguramente ya estés en un punto en el que se te ha pasado por la cabeza que debes elegir a tus capitanes, jugadores que te ayudarán a llevar al equipo a alcanzar sus objetivos.

Si has estado este tiempo desconectado te invito a que leas los anteriores artículos que seguramente te sirvan de impulso para tener una temporada de éxito. Los tienes todos aquí

En el artículo de esta semana quiero ayudarte a clarificar un punto que es muy importante, elegir bien tus capitanes. 

Ya vimos en anteriores artículos como determinar la manera de empoderar a cada uno de tus jugadores, aspectos muy importantes a la hora de gestionar un grupo. 

La elección de capitanes es una de las tareas más difíciles y que mayores beneficios o problemas puede traerte. Aquí te dejo algunas claves a tener en cuenta en el momento de tomar esta decisión. 

  1. No inventes: El primer problema que puedes encontrarte es que el jugador que años atrás venía siendo capitán por llevar mucho tiempo en el club resulta que no consideras que sea un buen líder y no crees que vaya a ser el nexo de unión que tu quieres tener. Puede parecer raro que un jugador acabe siendo capitán del equipo sin tener dotes de líder , pero te puedo asegurar que ocurre y mucho. En este caso no inventes, no le quites el rol de capitán, seguramente es querido dentro del grupo y esta acción te va a traer más problemas de los que te genera dejándole. 
  2. No te precipites: Conoce bien a tus jugadores, habla mucho con ellos, ve con quien tienes más afinidad quién es líder en el campo, quién es líder en el vestuario y quién va a realizar mejor el rol de capitán. 
  3. Añade capitanes: Normalmente se eligen 3 capitanes en un equipo, yo siempre he elegido 4, creo que el número impar deja relegado a uno de ellos en caso de tomar decisiones para el grupo y esto puede debilitar la relación. 
  4. Explícales su rol dentro del vestuario: que quieres de cada uno de ellos, sin miedo a hablar más de la cuenta, enséñales la importancia de un grupo unido y la importancia de que cada jugador asuma sus funciones. 
  5. Deja los puntos claros: ser capitán  no tiene nada que ver con participar más minutos en los partidos, ser capitán implica una responsabilidad que no todos los jugadores son capaces de asumir, supone ser ejemplo para lo bueno y para lo malo y todas sus acciones son vistas por el grupo de manera amplificada. 
  6. Selecciona correctamente: Si has prestado atención al artículo en el que hablábamos de los tipos de lideres que nos encontramos dentro de un grupo habrás sabido determinar bien el rol de cada jugador, busca capitanes que se complementen entre ellos y que les permita crecer en el grupo. 
  7. Dales algo: No solo quieren jugar, también quieren otras cosas, busca que necesitan ellos para ser el capitán que tu quieres que sean. En la mayoría de los casos ellos quieren ser mejores líderes, saber comunicarse mejor, perder la vergüenza a hablar delante de sus compañeros y sentirse valorados como líderes. Ayúdales a serlo y tendrás unos capitanes de nivel en tu equipo.

¿Qué otros aspectos tienes en cuenta a la hora de elegir tus capitanes? 

Déjamelo en los comentarios. 

Si aún no te has registrado para planificar tu pretemporada ¿a qué esperas?

¡¡Entra aquí y regístrate ya!!

¡Subscribete al blog, síguenos en redes sociales y lleva a tu equipo al siguiente nivel!

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!