Cuando planificas tu pretemporada con tu cuerpo técnico es un punto muy importante decidir cuantos partidos jugar. Es muy importante que una vez que has valorado los aspectos a tener en cuenta para fijar la fecha de inicio y junto con tu equipo de trabajo has fijado la cantidad de entrenamientos necesarios debes valorar cuantos partidos jugar y de que nivel serán los rivales.

Muchos entrenadores cometen el error de quedarse cortos en ambos aspectos, otros cometen el error de cargar la pretemporada en exceso…

Aquí te dejo, los que en mi opinión, son los 4 puntos a tener en cuenta para planificar adecuadamente y elegir la cantidad de partidos correcta, el número cuatro me parece muy interesante y si no lo has hecho nunca realiza al menos una prueba un año y valora los resultados.

  1. Conocimiento de tus jugadores. Una vez más el conocimiento de tu equipo determina la cantidad de partidos a jugar. Si tienes muchos jugadores nuevos deberás verles más veces en situaciones de juego real, ver como se han adaptado a los conceptos trabajados y valorar su rendimiento en estos partidos para tomar decisiones sobre su futuro. Debes tener en cuenta que pueden ser jugadores que finalmente no formen parte de tu plantilla.
  • Planificación física: Junto con tu equipo de trabajo, la planificación en el aspecto físico debe ir en consonancia a los partidos programados, minutos de juego y exigencias del partido.
  • Progresión. La planificación del número de partidos amistosos, los minutos de juego y la exigencia debe ir creciendo según avance la pretemporada. Programar varios partidos amistosos durante la primera semana, con tan solo pocos entrenamientos realizados puede ser contraproducente, tanto como no llegar a las exigencias del grupo y trabajar por debajo del nivel.
  • Varios partidos en la misma semana: En la pretemporada habitualmente contamos con más jugadores de los que finalmente formarán el equipo. Realizar convocatoria o llevar a todos los jugadores y dividir los minutos son las dos opciones que contemplamos habitualmente.  Dividir el grupo y jugar varios partidos en la semana para adaptar los minutos puede ser una opción interesante para llevar a cabo la planificación y no verse alterado por el número elevado de jugadores en la pretemporada.

Durante estos años he visto y hecho de todo, todo lo que he probado ha tenido sus beneficios y lo que no me ha llevado a aprender de los errores.

Lo que sin duda me ha llevado a planificar con éxito ha sido el sentido común, adaptarme a las diferentes situaciones, valorar las condiciones del grupo,  visualizar objetivos, determinar con el cuerpo técnico las mejores opciones y definir una estrategia para lograr los objetivos propuestos.

He llegado a jugar tres partidos por semana, con grupos muy exigentes y muy numerosos. He tenido semanas de únicamente un partido con grupos más reducidos e incluso he planificado semanas en las que no ha habido partidos amistosos debido a situaciones particulares del grupo.

En saber adaptarse y pivotar en tu planificación está el éxito.

¿ Qué tienes tu en cuenta para elegir el número de partidos en pretemporada?

¿ Has tenido alguna situación en la que hayas tenido que pivotar en la planificación y alterar tus planes de partidos?

Déjamelo en los comentarios y juntos llevaremos nuestros equipos al siguiente nivel.

Nos vemos en la siguiente semana.

Si no lo has hecho ya, síguenos en redes sociales, comparte nuestro contenido si crees que puede ayudar a alguien y regístrate en la aplicación para planificar tu pretemporada. ¡¡Es gratis!!

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!