Los entrenadores no solo nos dedicamos a preparar entrenamientos y hacer alineaciones, nuestra principal labor es liderar a un grupo de personas para lograr conseguir todos el objetivo colectivo que nos hemos planteado. Liderar es una habilidad que se puede aprender y en este artículo vamos a ver cómo liderar a tu equipo. Antes de seguir te sugiero que no dejes pasar la oportunidad de suscribirte al blog, para recibir estos artículos el primero y recibir tips todas las semanas que te impulsen a seguir aprendiendo a ser mejor entrenador. Puedes hacerlo aquí debajo.

¿qué es ser un líder? Diferencias entre líder y jefe.

Primeramente nos debemos centrar en conocer qué es el circulo de influencia, que no es otra cosa que aquellas personas que nos rodean y a las que podemos afectar para bien o para mal con nuestra actitud. 

Analizando la pregunta que de ¿qué es ser un líder? Creo que sería necesario hacer 2 o 3 artículos para analizar a los líderes que nos encontramos en el deporte, pero es cierto que si quieres analizar todo esto, hay en la red multitud de artículos que hablan sobre este tema. Nosotros nos vamos a centrar en los entrenadores, en cómo nos puede ayudar a nosotros como entrenadores el desarrollar habilidades de un buen líder y ponerlas en práctica para que nuestro equipo salga beneficiado. 

Un líder es aquella persona que con su presencia y actos logra que las personas de su zona de influencia le sigan. Un líder avanza y los demás le siguen, un líder es muy diferente de un jefe, el líder no ordena, el líder propone, el líder no manda, el líder guía. 



Añadiría que un líder es un mentor, alguien que ha pasado por ese momento anteriormente y es capaz de enseñarle a los demás miembros de su equipo el camino correcto y ser guía para su mejora. 

Los resultados que obtiene un líder y un jefe en el corto plazo son los mismos:  La consecución del objetivo, pero los resultados que obtiene un líder y un jefe en el largo plazo son totalmente diferentes. 

Un jefe agota las relaciones personales, un líder las potencia

Un jefe limita la creatividad, un líder la fomenta. 

Un jefe acorta la confianza, un líder la multiplica. 

Un jefe reduce el compromiso, un líder lo amplifica. 

El jefe funciona en el corto plazo, el líder funciona en el corto y largo plazo. 

José Mourinho

Habilidades que debemos tener como líderes

Intentando responder a la pregunta que da título al artículo, ¿Cómo liderar a tu equipo? Debemos centrarnos en ser capaces de adquirir ciertas habilidades de liderazgo que nos permitan de manera natural ejercer como líderes, sin vernos forzados a actuar. Como cualquier habilidad al principio debemos trabajarla y cuando la hemos implantado debemos hacer un trabajo de mantenimiento hasta incorporarla a nuestras capacidades. 



Las habilidades de un buen entrenador líder son: 

  • Comunicativo: Liderar a tu equipo implica ser comunicativo y asertivo con las personas que forman parte de tu círculo de influencia. Tener una comunicación bidireccional, saber escuchar y saber comunicar de manera fluida y sincera. 
  • Entusiasmado: El líder aporta entusiasmo en todo lo que hace, genera ilusión en cada tarea y transmite ese entusiasmo al resto del grupo. 
  • Esta para todo: Es entrenador líder está para todo lo que necesite un miembro de su equipo, ya sea jugador o miembro del cuerpo técnico debe tener la capacidad de poder ayudarle en todo momento, sea un problema profesional o personal.
  • Pensamiento positivo: El líder es más líder cuando los problemas se presentan, ya que por encima del resto tiene una mentalidad positiva, sabe visualizar el problema y centrarse en la solución de manera abierta, directa y positiva. 
  • Saber delegar: El líder sabe delegar tareas y dirigirlas desde la distancia, sabe confiar en los demás y encomendarles tareas que son importantes y de esta manera lograr la implicación directa. 
  • Motivar e inspirar: el entrenador que sabe liderar a su equipo sabe emplear las técnicas de motivación necesarias para lograr obtener el máximo rendimiento de sus jugadores, aportando un valor a cada acción que realizan y siendo decisivo en los momento creativos de la competición. 
  • Unificar: El buen líder sabe unificar objetivos, sabe encontrar aspectos e intereses comunes y logra poner en línea unos con otros para buscar el bien común.
  • Es neutro y directo: El líder es sincero con los roles a desempeñar por cada jugador o miembro del cuerpo técnico y le da igual quien desarrolle la tarea, solo se fija en si esas personas están logrando llevarla a cabo con interés e implicación. 
  • Valora los progresos: El líder no se fija en el resultado, se fija en los procesos, valorando en su justa medida el crecimiento de cada aspecto y aportando ese feedback a sus jugadores o miembros del cuerpo técnico. 
  • Es exigente: El líder es exigente, es cercano, está presente en el proceso y determina los objetivos que deben cumplirse e incita a su cumplimiento.
  • Asume riesgos: Es el primero en asumir riesgos, sabe que lo que necesita conseguir lleva consigo unos riesgos y no duda en ser el primero en asumirlos, guiando al resto del equipo a realizarlos asumiendo la responsabilidad sobre los resultados. 
  • Prioriza: El líder es analista, sabe el camino a seguir y prioriza lo importante por encima de lo urgente. 
  • Sube el listón continuamente: El líder sube la exigencia y varía los objetivos y su dificultad, impide la relajación dentro del equipo. 

Hábitos de un líder 

Para adquirir las habilidades mencionadas anteriormente es importante generar unos hábitos que me ayuden a implantarlas.

  • Fija metas: Establece objetivos a corto, medio y largo plazo, siguiendo un esquema de realización y repásalos cada día. 
  • Da tiempo a las relaciones: Dedica tiempo diario a charlar con tus jugadores y miembros del cuerpo técnico, intentando conocerles más y saber sus inquietudes. 
  • Potencia el talento: Céntrate en ver que talentos tienen los demás miembros de tu círculo de influencia y planifica su potenciación.
  • Da ejemplo: La mejor manera de lograr enseñar actitudes y conceptos a tu equipo es con ejemplos, ya sean propios o de otros. 
  • Adáptate: Pivota en tu planificación, ante los resultados valora la línea a seguir continuamente y decide si es la correcta. 
Pep Guardiola

¿Por dónde empezar a liderar?

Una vez que tenemos claro el tipo de líder que quiero ser, las características y habilidades que necesito cultivar, así como los hábitos que debo adoptar, es necesario planificar mi liderazgo, por lo que es importante fijar los marcos de actuación y por dónde iniciar. 

Comienza a liderarte a ti mismo, se capaz de establecer metas que quieres conseguir, logra claridad y certezas en tu actuaciones. Genera expectativas en el club, con los directivos, con tus compañeros y con tus jugadores, de esta manera te será más sencillo liderar a tu cuerpo técnico y que estos amplifiquen hacia tus jugadores. Este concepto va muy ligado al que hablamos en este otro artículo sobre la marca personal de entrenador. 

Continúa por liderar a todos los miembros de tu cuerpo técnico, con las habilidades que hemos establecido anteriormente debes ser capaz de delegar tareas, involucrar a los miembros de tu cuerpo técnico, hacerles independientes, creativos y conseguir que estén felices y comprometidos con sus tareas. 

Esto ayudará a que cada uno de ellos lidere su parcela y desde ahí logre fomentar el liderazgo dentro de los jugadores. 

Sigue por liderar a tus jugadores, dales autonomía, indícales comportamientos y actitudes que deben adquirir, define los objetivos claramente con ellos, se honestos con su rol en el equipo. 

Finalmente cierra el ciclo, se líder con los aficionados, logra generar empatía, ilusión y muestra actitud de trabajo y cordialidad. En la mayoría de los casos nos olvidamos de este aspecto ya que pensamos que al estar en deporte base no es necesario prestar atención a los aficionados o padres que forman parte del equipo. Esto es un error, ya que nosotros estamos con los jugadores pocas horas a la semana y lo que perciban en casa ayudará a que su compromiso sea mayor. 

A final del artículo te dejo algunas preguntas que me gustaría que me dieses tu opinión en los comentarios. 



Conclusión

En conclusión podríamos decir que liderar a tu equipo no es tarea nada sencilla y que requiere de unas habilidades que deben adquirirse. Es un error pensar que un líder nace y que es una persona que tiene unas habilidades innatas que no puede aprender a lo largo de su vida. Todos tenemos capacidades de líderes que debemos potenciar y saber mostrar el líder que queremos llegar a ser. 

¡Quiero saber tu opinión!

¿ Cómo generas liderazgo con los aficionados o padres?

¿Cómo haces tu para no sobrepasar la delgada línea entre amistad y relación profesional cercana?

En nuestro blog realizamos entrevistas a líderes de sus equipos de fútbol o baloncesto, aquí te dejo algunas. 

Entrevista Raúl Peromingo

Entrevista Carlos del Rey

Entrevista Borja Muñoz

Entrevista Aitor Van Den Brule

Entrevista Álvaro Bernal

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!