Seguramente en muchas ocasiones has vivido una primera parte en la que te has encontrado cómodo, tu equipo se ha visto por encima en el marcador y en el juego y solo deseas que no llegue el descanso para darle continuidad. El descanso es ese momento en el que hay una bajada de pulsaciones y la cabeza se organiza con pensamientos que empoderan o que limitan. Es muy importante como entrenadores valorar esos pensamientos que pasan por la mente y seleccionar los más útiles para el momento que estás viviendo. Estoy seguro que te ha tocado vivir una situación en la que vas ganando y en la segunda parte sufres una remontada o al revés. Hoy veremos como no perder el partido en el descanso.

¿En qué debo enfocarme?

Siempre debo enfocarme en los aspectos positivos si voy perdiendo y en los aspectos negativos si voy ganando. No significa que deje de lado los otros aspectos, hay que potenciarlos, pero el jugador necesita nuevos retos, nuevos objetivos y ver que son objetivos reales y posibles. 

Reiniciar objetivos en el descanso. Si un partido se empieza 0-0 y tengo unos objetivos definidos y en el descanso voy ganando 3-0 no tiene sentido seguir con los mismos objetivos que cuando empezó el partido. En ese sentido parece fácil caer en el pretexto “el objetivo es ganar” comentario carente de contenido y como se suele decir: “pan para hoy hambre para mañana”. Claro que todos queremos ganar, pero ese no es el objetivo del partido, ese es el fin, el objetivo es cumplir todos los aspectos que me llevan a conseguir el fin, ganar el partido. Ya que me llevará no solo a ganar un partido, sino a crecer y estar muy cerca de ganar los siguientes. Estos pueden ser generar X acciones de gol de X manera, comunicar en balones aéreos, despejar al menos X balones que lleguen a mi área con perfil correcto, etc… 



Ganar en el descanso. ¿Resultado peligroso?

Si me das a elegir entre ganar o perder el partido en el descanso elijo ir ganando sin ninguna duda. Ahora bien, debes ser capaz de darle un sentido a ese resultado y saber sacar de tus deportistas la siguiente mejor versión. No sirve de nada ganar la primera parte y hacer una segunda parte para el olvido y perder el partido Se habla siempre de que ir ganando por un solo gol al descanso es un resultado muy peligroso, estoy de acuerdo, pero es peligroso si dejas que lo sea. 

Pautas para transmitir en el descanso

Con un resultado a favor es importante evaluar todos los aspectos, lo que digas y como lo digas puede determinar que el equipo salga al campo de una manera u otra. Incide en lo que necesita el equipo, en los aspectos que están provocando estar por encima en el marcador y que deben seguir haciéndose. Corrige aquello que quieres mejorar y potencia a los líderes, si alguien está siendo el mejor díselo y que lleve el peso del equipo. A la salida al campo habla con los dos jugadores con mentalidad más fuerte e incide en lo que quieres potenciar, la mentalidad aquí juega más que las piernas

Objetivos por bloques

El fútbol o cualquier deporte de marcadores cortos implica que un partido esté en el minuto 10 de una manera y en el 20´ haya cambiado por completo. Por todo ello es importante en el descanso reiniciar los objetivos y siempre que sea un resultado ajustado dividir el bloque en momentos de acción. Un ejemplo sería:  equipo que va ganando al descanso 2-1, con rival que ha apretado los últimos minutos de la primera parte, mi objetivo será defender organizado los primeros 15´de partido, es previsible que ellos salgan a por todas, bajar la intensidad del equipo rival y apretar para hacer el 3-1 en los siguientes 15´. Esto me permite manejar el encuentro y con los cambios cambiar la orientación del partido si varía el contexto del partido. 

Frases que nunca debo decir en el descanso

Hay una serie de frases que no debo decir en el descanso ni permitir que ningún jugador o miembro del cuerpo técnico las digan. Suele resultar complicado al principio controlar este tipo de comentarios pero con el tiempo verás que se instaura el positivísimo en el equipo. 

  • “No nos remontan” adivina… te van a remontar. Estás dejando esa posibilidad abierta. 
  • “Todo lo que nos llegue fuera”. Vas a perder el control que has tenido y seguramente vas a perder el partido
  • “ No nos tiran”. Si te tiran una sola vez ya has perdido este objetivo.
  • “Si nos empatan vamos a por ellos” ¿Para que quieres que te empaten?

La importancia de coger la pelota

Yo siempre he creído que si el deporte consiste en marcar más puntos que el rival debo estar siempre con eso en la cabeza. Es cierto que con los años me he vuelto más reservado en ese aspecto y según he ido ascendiendo de categoría he visto que algunas veces las prisas me pueden llevar a perder el partido. 

Pero siempre he pensado que si haces un gol debes aprovechar y mandar un mensaje al rival, un mensaje que además del gol recibido piense que esto no va a quedar así y haya más. 

Cuando uno recibe un gol además recibe un golpe en lo anímico y debo aprovecharme de este factor.

En mis equipos, siempre que he marcado un gol he pedido a los jugadores que fuesen a por el balón y lo llevasen al medio lo más rápido posible, con esto buscaba mantener la inercia positiva en mi equipo y negativa en el rival. Estaba indicando a todos los que estaban directa o indirectamente en el partido que íbamos a ir a por más goles. 



Claves para remontar un partido

En este artículo estamos hablando principalmente de aspectos que me permiten no perder el partido en el descanso, hemos visto las frases que nunca hay que decir, la manera de dividir el partido en bloques y la manera de enfocarme. 

Seguramente en alguna ocasión te veas del otro lado y tengas que remontar un partido. 

A continuación de dejo las claves para poder remontar un partido desde el descanso. 

  • El descanso es el momento para parar las malas acciones. Toma el mando y corrige. 
  • Busca el objetivo más cercano. Identifica la manera más sencilla de lograr acercarte en el marcador y marca la línea a seguir
  • Define las debilidades del rival e incide en ellas para que tu equipo las busque continuamente. 
  • Identifica objetivos pequeños, que permitan al equipo ir creciendo durante el partido. Un éxito lleva a otro. 
  • Define la estrategia de bloques. Establece en que periodo vas a atacar y en cual vas a frenar al rival y jugar al contraataque. Planifica lo que queda de partido. 
  • Habla en positivo y sé tu el primero en creer en la remontada. 

Conclusiones

Ir ganando o perdiendo un partido al descanso no es ni mucho menos un síntoma de victoria o derrota. Saber gestionar correctamente el marcador y los pensamientos del grupo te llevarán a conseguir ganar el partido. Es muy importante analizar bien el contexto y determinar que te ayuda a alejarte de perder el partido.

¡Quiero saber tu opinión!

¿En que momento de la primera parte empiezas a trabajar sobre la charla del descanso?

Si no viste los últimos artículos te los recomiendo:

¿Cómo desarrollar tu marca personal de entrenador?

¿Cómo trabajar la cohesión grupal?

Nos vemos semana que viene

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!