En el deporte y en el fútbol en particular, todas las estrategias que permitan llegar a conseguir el objetivo son válidas. En el aspecto defensivo de la misma manera nos encontramos equipos que por las características de sus jugadores optan por organizarse de manera rápida y esperar a rival en posiciones más cómodas y equipos que optan por robar el balón en la zona más cercana a la pérdida. En este artículo vamos a abordar el concepto de presión tras pérdida en fútbol. 

¿Qué es la presión tras pérdida?

La presión tras pérdida es la acción conjunta y coordinada de intento de robo de balón que realizan nuestros futbolistas una vez dejan de tener el control del balón, de la manera más rápida posible. Es decir, perdemos el balón y todo nuestro equipo establece un comportamiento de querer recuperar el balón en la zona más cercana a la pérdida y lo más rápido posible. La presión tras pérdida más allá del éxito de recuperar el balón tiene tres objetivos: 

  • Reducir el tiempo de toma de decisión de rival que ha recuperado
  • Reducir espacios para poder recuperar antes
  • Cerrar opciones de pase para evitar el progreso en el juego del rival

Aquí te dejo un video que explica de manera visual este concepto. 

Ejemplos de presión tras pérdida



¿Por qué trabajar la presión tras perdida con nuestro equipo?

Un equipo que realiza presión tras perdida logra obtener mejor situación de ataque si recupera el balón. El equipo que recupera balón pasa de fase defensiva a fase ofensiva y esa transición requiere de conceptos tácticos y también psicológicos por lo que una pérdida rápida implica volver a esa situación defensiva de manera urgente, lo que entraña mucha dificultad y al equipo que ha recuperado rápido le facilita ese ataque. 

¿La forma de atacar altera el éxito en la defensa? 

Sin lugar a dudas el juego es indivisible, es un todo unido que de la manera que ataca tu equipo vas a poder defender y según defiendes vas a atacar. No se pueden atender las fases del juego separadas o lo que es lo mismo, las transiciones están condicionadas por como atacas y por como defiendes. 

Desde este punto de vista, parece obvio que de la manera que ataquemos, la zona de pérdida de balón, las capacidades de nuestros jugadores y la coordinación del trabajo defensivo van a ser aspectos definitivos para lograr éxito en la presión tras perdida. 

Zonas del terreno de juego. Donde realizar mejor la presión tras pérdida.

Nuestro objetivo como entrenadores es sacar el máximo rendimiento a nuestros jugadores y lograr dar solución a las situaciones que se den en el terreno de juego. Para ello la primera tarea que debemos hacer es pensar. 

Evidentemente como entrenador puedo ordenar a mi equipo que realice presión tras perdida en cualquier zona del campo, pero hay zonas que me acercan al éxito y otras que me alejan. A continuación vamos a ver las diferentes zonas del campo y las particularidades de cada una de ellas para lograr realizar la presión tras pérdida de la mejor manera posible y con mayor éxito. 



Zona de iniciación

Cuando nuestro equipo esta sacando el balón jugado, en la zona de iniciación, debemos tener en cuenta que una pérdida de balón es una situación muy desfavorable. De esta manera si indicamos a nuestro equipo ejercer una presión tras pérdida en esa zona podemos encontrarnos con los siguientes problemas: 

  • Vulnerabilidad de la espalda de nuestra línea defensiva. Con problemas a la hora de defender balones verticales al encontrarse en situación de reducción de espacios. 
  • Descoordinación en la presión. Cada situación es diferente y la toma de decisión del jugador está basada en la percepción que tiene de la acción. Establecer una zona límite de la pérdida en la zona de iniciación es un problema al que nos tendremos que enfrentar si queremos hacer presión tras pérdida en cualquier zona del campo. 

Zona de creación

En la zona de creación nos podemos encontrar con una pérdida por errores en el pase, en ocasiones pueden ser por pases horizontales que nos limitan la capacidad de reacción y la posibilidad de ejercer presión tras pérdida con el jugador que perdió balón se reduce completamente ya que el rival optará por un ataque más vertical. 

Si la pérdida se da en la zona de creación puede ser inteligente optar por una presión tras pérdida teniendo precauciones en la línea defensiva, alternando la anticipación con la protección de la espalda de centrales. Cortar el ataque de rival en esta situación a los 2-3 segundos de la pérdida nos evitará tener que correr hacia atrás y replegarnos en zonas cercanas al área.  

Los principales problemas que nos podemos encontrar son:

  • Espacio de rival para correr y realizar ataque vertical contra nuestra defensa. 
  • Balones a la espalda de nuestros laterales. Que en esa situación se encontrarían en situación más cercanas a zonas de ataque. 



Zona de finalización

Si la pérdida se produce en zona de finalización es la situación idónea para llevar a cabo una presión tras pérdida efectiva, ya que tengo muchos jugadores por detrás de la línea de balón y con el equipo rival en despliegue, las opciones de anticipación y ataque rápido se multiplican. Los principales problemas que puede encontrarme son: 

  • Salida en primer regate y eliminación de la primera presión lo que provocará un ataque vertical de rival. 
  • Pase de seguridad y cambio de orientación del juego. 

El primer objetivo de la presión tras pérdida es evitar que el equipo rival pueda organizarse ofensivamente, por lo que debo ser capaz de reducir la zona cercana a balón de la manera más efectiva posible. 

Situaciones favorables para ejercer presión tras pérdida

Hay determinadas acciones que favorecen poder realizar una presión tras pérdida efectiva. A continuación marcamos algunos puntos que ayudarán a poder realizarla con mejor efectividad: 

  • La manera de atacar determina la manera de defender, por lo que el juego de posición, que implica tener jugadores cercanos, ayuda a estar más juntos ante pérdida. 
  • Orientar la salida de rival a banda es la mejor opción para reducir espacio y facilitar que mi equipo robe rápido.
  • En juego directo juntar posibles receptores en torno a caída de balón. 
  • Coordinación de la primera línea de presión.
  • Comunicación de las zonas más alejadas para determinar si achican o repliegan ante el resultado de la primera línea. 

Estímulos necesarios

La presión tras pérdida no es algo que todos los equipos puedan hacer, debes tener unos jugadores con unas características determinadas. Aún así son capacidades que se pueden trabajar: 

  • Concentración: El jugador que está participando en ataque debe pensar en atacar y defender y el jugador que no está participando en ataque debe pensar en defender y en atacar. 
  • Voluntad: Convencer a tus jugadores para que realicen ese esfuerzo continuo e intenso es un aspecto clave.
  • Mejora del tiempo de reacción: Reducir el tiempo que tardo en perder el balón y en activarme para recuperarlo es básico para poder realizar esta acción defensiva.
  • Intensidad: La presión tras pérdida se realiza durante pocos segundos a máxima intensidad. Ser capaces de hacer entender esto a nuestros jugadores es complicado. La decisión es correr durante 5-6 segundos unos pocos metros o correr detrás del balón durante varios segundos y muchos metros. 
  • Conocimiento del rol: El futbolista debe reconocer su rol en el momento de la acción, si soy el jugador que ha perdido balón, si soy el jugador cercano a la pérdida o si soy un alejado y mi tarea es otra es indispensable para lograr el éxito en el robo. 

Una presión tras pérdida mal hecha penalizará el doble a tu equipo.

Jurgen Klopp

Empezar a trabajar la presión tras pérdida

Una vez tenemos claro los conceptos, la base del trabajo que debe haber y los contenidos que debo dominar. ¿Por dónde empiezo?

  • Genera el hábito.

Trabaja con tu equipo acciones de pérdida y recuperación. Fuerza acciones en las que haya una pérdida y fuera de contexto trabaja el cambio de rol. Acostumbrar a tus jugadores a que nada más perder balón debes recuperarlo es el mejor hábito que puedes generar. Esto implica un fuerte trabajo de concentración.

  • Crea contextos

Trabaja en diferentes situaciones de juego y en diferentes zonas de pérdida. 

  • Orienta los perfiles

Trabaja con tus jugadores el posicionamiento del cuerpo para defender. La orientación de la salida de rival, cerrando carril central, obligando a salir por banda y el no verse superado en el regate. 

  • Mejora la toma de decisión

En fútbol no hay dos situaciones iguales por lo que puedes determinar unos conceptos generales, pero  no siempre se van a dar situaciones idénticas. Ayudarles a entender cuándo y cómo realizar la presión tras pérdida y qué hacer si me superan ayudará a que resuelvan mejor las situaciones de juego. 

  • Intensidad vs paciencia

Decía un anuncio que la potencia sin control no sirve de nada, pasa lo mismo con una intensidad sin orden, la intensidad debe existir, pero la paciencia y la capacidad de entender la jugada deben ser puntos que deben darse para tener éxito. Si nuestro primer jugador que presiona la pérdida entra a robar con más intensidad que cabeza, con más aceleración que control, seguramente sea superado y eso genera una acción más complicada. La primera norma a cumplir es que no pueden regatear al jugador que presiona, si es desbordado compromete a todo el equipo.



Ejercicios para trabajar el press tras perdida

A continuación te dejo unos ejercicios que te ayudarán a crear otros similares para lograr que tu equipo logre realizar correctamente la presión tras pérdida. 

Acciones 1vs1
Partido reglado por zonas
Posesión tres equipos
Rondo tapar líneas tras pérdida

Gegenpressing

Si has llegado hasta aquí probablemente estés pensando que en muchas ocasiones es positivo perder el balón, ya que volver a cambiar el rol del rival, recuperar en zonas altas y establecer la posibilidad de acelerar el ataque son opciones más que apetecibles para cualquier equipo. En 2009 con equipos como el FC Barcelona de Guardiola y el Borussia Dortmund de Klopp representando de la mejor manera la presión tras pérdida en campo contrario se denómino gegenpressing a presión, robar y correr, es decir, nada más perder el balón, presionar de la manera más agresiva posible para lograr robar el balón lo más rápido posible y correr, es decir ser lo más verticales posible una vez logro recuperar el balón. Por lo que perder el balón en zonas cercanas si realizas una buena presión tras pérdida puede ser más que atractivo para tu equipo. 



¿Cómo salir de la presión tras pérdida?

Ahora bien, si nos encontramos ante un equipo que manifiesta presión tras pérdida en su juego debemos intentar que nuestros jugadores realicen lo siguiente: 

  • Pase de seguridad tras recuperación
  • Buscar jugadores lejanos a la zona de recuperación
  • Dar opciones de cara ante recuperación
  • Posicionar a los jugadores que no participan en ese momento en la defensa en posiciones de ataque favorable para dar sentido al juego de cara. 
  • Ante primera salida de presión darle velocidad y verticalidad al ataque.

Conclusiones

En conclusión podemos añadir que es muy interesante y recomendable trabajar este concepto con tu equipo, dedicarle en la semana al menos un ejercicio para crear y mantener el hábito te ayudará a tener un equipo fuerte y comprometido defensivamente.

¡Quiero saber tu opinión!

¿Qué crees que condiciona más a un equipo al realizar la presión tras pérdida?

La semana pasada hablamos de motivación, que es un aspecto a tener en cuenta para lograr trabajar conceptos como este que hemos visto hoy. Tienes el artículo aquí. 

Si quieres ver más artículos que te ayuden a trabajar mejor con tu equipo, no dudes en visitar nuestro blog y suscríbete para recibir novedades todas las semanas.

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!