Mientras valoraba el tema del artículo, me ha venido a la cabeza el problema en el que me he metido. Entrar a escribir un artículo sobre los padres en el fútbol es sencillamente chocar con entrenadores y con padres, vamos con prácticamente todos los que me leen. Además entras a valorar aspectos que hay muchas líneas de pensamiento diferentes y que cada persona tiene, como es lógico, su opinión. Pero valorando todo, yo no estoy aquí para agradar a nadie y si hay aunque sea una sola persona que le ayudan mis artículos, creo que sería egoísta pensar en mi y no escribir sobre este tema.

Así que antes de seguir únete a la comunidad y recibe tips todas las semanas como ya lo hacen cientos de entrenadores de todo el mundo.


¿Qué suponen los padres en el fútbol?

Para mi hablar de los padres en el fútbol supone ordenar los pensamientos e ideas de una manera que antes nunca lo había hecho, ya que llevo muchos años de entrenador y tengo dos hijos, todavía muy pequeños para hacer deporte, pero es verdad que cuando eres padre ves cada cosa que haces como una oportunidad para dar ejemplo y pienso muchas veces en cual debería ser mi actitud cuando mis hijos hagan deporte.

¿Pero tú que conoces el mundo del fútbol les meterías a jugar al fútbol? Si, sin dudarlo, fútbol u otro deporte que ellos elijan y aprovecharía mi experiencia para orientarles. El deporte es un aspecto más de la vida, para mi es ocio y profesión a partes iguales, ocio porque te diviertes practicándolo y profesión porque implica compromiso y dedicación y son valores que me gustan.

Cuando eres entrenador de fútbol base ves a los padres como una amenaza a tu trabajo, el comportamiento en muchos casos deja mucho que desear. Según vas creciendo y dirigiendo equipos con jugadores más mayores esa amenaza se diluye. Como entrenadores debemos tener clara nuestra función, tener muy definidos nuestros objetivos y que el entorno no nos controle. Pero… ¿Es posible controlar nosotros al entorno?

¿Cómo controlar el entorno en el fútbol?

Hablamos de entorno como todo lo que rodea a tu equipo que no son tus jugadores, pero en este artículo hablaremos específicamente de los padres en el mundo del fútbol. ¿Se pueden controlar?

Si, si se pueden controlar, es más, debes hacerlo, solamente debes ponerte en su lugar y pensar las razones que les llevan a hacer eso que están haciendo. Suena fácil, pero no lo es en absoluto. Como líder de tu equipo debes prestarle atención a todos estos aspectos y no dejar ningún cabo suelto.

Vamos a ello… pero antes tengo que explicarte una cosa muy importante…

¿Qué son los sesgos cognitivos en fútbol?

¿Pero que tendrán que ver los sesgos cognitivos en un artículo de fútbol? Pues nos van a servir para entender la manera en la que algunos padres actúan y de esta forma buscar soluciones más acertadas.

Los sesgos son maneras inconscientes de actuar que tenemos los seres humanos, heredados de nuestros antepasados más primitivos. Hay muchísimos sesgos pero aquí vamos a hablar sobre uno de ellos. El sesgo de género.

Un estudio en Emory University, en Druid Hills (Atlanta, Estados Unidos). Determinó que los padres que tenían hijas utilizaban palabras como “todo” “abajo” y “mucho” , es decir palabras más técnicas y que indicaban orientación o gradación, mientras que los padres de hijos utilizaban palabras como “ganar” “luchar” “mejor” y “superior” esto nos lleva a una breve conclusión: Inconscientemente los padres de hijos les orientan a la competición y a ser mejores. Esto provoca una situación muy clara, si un padre no ve que esas opciones de competición y de ser mejores se dan, se pone nervioso y actúa en consecuencia. INCONSCIENTEMENTE.

Partido de fútbol
Partido de fútbol

Claves para gestionar a los padres del equipo de fútbol

Los sesgos son inconscientes pero se pueden hacer conscientes. Eso no significa que no vayamos a seguir cayendo en ellos, pero es verdad que si actúas se puede reducir el número de veces que te ves envuelto en ellos.

Para controlar las reacciones de los padres propongo dos maneras de hacerlo.

Reuniones grupales

Las reuniones con los padres de los jugadores son una herramienta perfecta para exponer los objetivos en dos direcciones:

  • Objetivos de equipo
  • Objetivos individuales

Cuando un padre conoce los objetivos que tiene el entrenador con su hijo su necesidad de controlar el proceso de crecimiento y de control de la evolución de su hijo disminuye, conoce las intenciones del entrenador con el grupo, conoce las intenciones del entrenador con su hijo y además comprueba que el entrenador tiene un plan definido para conseguir los objetivos. ¿Qué puede hacer el padre en estos casos? Si, lo has adivinado, apoyarle.

De esta manera tan simple puedes tener al grupo de padres a tu favor. También es importante que haya buen ambiente entre ellos, y si tienen objetivos comunes lo habrá.

¿Algo más?

Si, pídeles ayuda. Los padres quieren ayudar, siempre quieren ayudar a que sus hijos mejoren, dales pautas claras de como pueden hacerlo. Respóndeles a estas tres preguntas:

¿Qué debo decirle a mi hijo cuando esté afectado por algo relacionado con el fútbol?

¿Qué debo decirle a mi hijo cuando esté muy contento por algo relacionado con el fútbol?

¿De qué debo hablar con mi hijo en casa o en los trayectos relacionado con el fútbol?

Ayudándoles a responder a cada una de estas tres preguntas los padres van a tener claro que pueden hacer mucho por ellos. Al fin y al cabo con los entrenadores solo pasan unas pocas horas a la semana y con los padres el resto.



Reuniones individuales

Muchos padres tienen una línea de pensamiento mucho más agresiva, no confían en el entorno, no es nada personal, simplemente que les cuesta confiar en los entrenadores, profesores y personas que entran en contacto con sus hijos. Para este tipo de padres las reuniones grupales son frías, no les ayudan y necesitan más atención. Estos padres necesitan reuniones individuales, en los que se trate la evolución del jugador y la manera en la que se está afrontando su proceso.

¿Cómo comenzar las reuniones de padres de un equipo de fútbol?

Bien, llegamos a un punto muy importante. Lee con atención: En las reuniones de padres de un equipo de fútbol no se habla de fútbol. Y este punto es innegociable, salvo que quieras perder horas y horas e irte a casa mucho peor de lo que llegaste a la reunión y tener un problema mayor a largo plazo. Debemos entender que de fútbol “entiende todo el mundo” todo el mundo tiene su opinión, pero el entrenador eres tú y la manera de dirigir a tu equipo es la que predomina. Deja muy claro al inicio de la reunión que no vas a entrar en temas deportivos, que es una reunión para explicar la evolución del grupo, para darles pautas para ayudar a sus hijos y que bajo ninguna circunstancia vas a admitir comentarios respecto a temas deportivos.

¿Qué hacer cuando un padre pierde el control en un partido de fútbol?

Desgraciadamente es algo que ocurre con frecuencia, si no lo has controlado al principio. Habitualmente ocurre contra las decisiones de los árbitros y pueden generar un verdadero conflicto en el equipo. En otras ocasiones el foco del enfado eres tu y alguna decisión que al padre no le ha gustado, pero recuerda el sesgo que hemos hablado. La manera de actuar de cada entrenador es muy personal, yo te voy a exponer la mía, que puedes compartirla o no.

  • En las reuniones de grupo incido en la actitud que se debe tener en los partidos: Animar o callar.
  • No se dan indicaciones a los jugadores, ni en entrenamientos ni en partidos.
  • El árbitro antes de ser árbitro es una persona que merece respeto. Trátale como persona, no como árbitro.
  • Al rival se le debe respetar en todo momento.
  • Si se identifica a algún padre que no está guardando respeto automáticamente el niño va fuera del campo.

Se que muchos entrenadores no comparten algunas ideas de este punto, ya dije que escribir un artículo sobre padres y entrenadores tenía sus riesgos…

Pero… “es que no es justo que un jugador salga del campo por algo que hace su padre desde la grada, el no tiene la culpa”. Recuerda el sesgo de género, en fútbol masculino, que es donde vemos las mayores salidas de tono de los padres, es imprescindible controlar las reacciones. Hacerles entender los comportamientos adecuados. Te puedo asegurar que si has llevado punto por punto cada aspecto no vas a tener que llegar a la situación de tener que sacar al jugador del campo.

Sacar al jugador del campo supone un recordatorio al padre de la manera que debe actuar, supone que vea que su reacción fuera de control tiene un efecto directo en su persona, es el mayor toque de atención que puede tener. Pero quiero dejarte claro algo… si llegas a tener que llegar a este punto es que no has hecho bien tu trabajo, así que busca solución, porque la hay.

Nos vemos semana que viene…

Déjame saber tu opinión

¿A que situación desagradable te has enfrentado con tu entorno y cómo lograste salir de ella?

Ah! Y síguenos en redes sociales. Te dejo aquí Instagram, estamos preparando cosas interesantes para el mes de Abril.

Un abrazo de gol

Víctor

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!