Si bien hace unas semanas teníamos un artículo en el que se analizaba la posesión de balón, en el artículo de esta semana veremos que un tema que se puede relacionar mucho, los rondos en fútbol, qué son y cómo trabajarlos correctamente. Su autor Oscar Martinez nos lo muestra.

Antes te animo a que desbloquees tu espacio en nuestro blog, recibas semanalmente tips y seas el primero en enterarte de las novedades que publicamos semanalmente.


El rondo es una etiqueta establecida a una posesión de balón en un espacio muy reducido. Los rondos en fútbol se caracterizan por su polivalencia a la hora de añadirlos en un tipo de ejercicios de una sesión de entrenamiento. Por ello, esta tarea es muy recomendable para trabajar aspectos técnico-tácticos integrando situaciones y momentos del juego que se dan en un partido de fútbol.

Tipos de rondos en fútbol

  • Rondos tradicionales: utilizados para iniciar un calentamiento previo a la sesión. Este ejercicio se utiliza para introducir al jugador mental y físicamente en el entrenamiento.
Rondo transacional
Rondo tradicional
  • Rondos con espacio libre: utilizados para mantener la movilidad con y sin balón de todos los jugadores, fomentando los demarques de apoyo realizando desplazamientos continuos.
Rondo espacio libre
Rondo espacio libre
  • Rondos contextualizados: utilizados para trabajar el tercer hombre. Los compañeros mantienen la posesión de balón de un perfil a otro, deben filtrar un pase por dentro al desmarque de apoyo del tercer hombre y este realizará un cambio de orientación hacia el otro lado.
Rondo contextualizado
Rondo contextualizado
  • Rondos con transición: utilizados para oxigenar el balón hacia el otro lado, cuando se produce la acumulación de muchos jugadores en un perfil y queremos girar el balón al otro perfil. En este tipo de rondo se trabajará la simulación de una transición defensa – ataque y una transición ataque – defensa.
rondos con transición
Rondos con transición



¿Qué aspectos mejoran nuestros futbolistas en los rondos?

  1. Nuestros futbolistas mejorarán su calidad técnica (control y pase) favoreciendo la fluidez con el balón.
  2. Los jugadores identificarán sus acciones en determinados momentos del juego, realizando desmarques de apoyo y ayudas permanentes.
  3. Nuestros futbolistas serán capaces de tomar decisiones rápidamente con balón en situaciones y momento del juego de peligro.
  4. Los jugadores defensores mejorarán la transición ataque – defensa y las interceptaciones en la creación del ataque rival.
  5. Los jugadores atacantes mejorarán la transición defensa – ataque en la simulación de un ataque en el otro rondo mediante el desplazamiento.
  6. Nuestros jugadores serán capaces de orientar a los rivales al perfil y lado que deseen.
  7. Todo el equipo mejorarán los cambios de ritmo en diferentes situaciones del juego.
  8. La plantilla mejorará la velocidad de reacción en todas las facetas del juego.
  9. Los defensas mejorarán las entradas para recuperar el balón.
  10. Los jugadores no poseedores del balón sentirán el desgaste físico respecto a los jugadores poseedores del balón.

¿Es recomendable introducir los rondos en todas las sesiones?

En primer lugar, el dinamismo de los rondos permite al jugador mantenerse todo el tiempo del ejercicio activo, por lo tanto, el porcentaje de su resistencia aeróbica y anaeróbica aumentará dependiendo de las dimensiones del espacio. Ademas, el futbolista estará activo mentalmente percibiendo la dirección del balón, la oposición que tiene y la colocación de sus compañeros.

En segundo lugar, los rondos favorecen el desarrollo a nivel coordinativo de los jugadores debido a que deben percibir y controlar sus movimientos teniendo en cuenta el espacio, el tiempo, la distancia del rival y la posición de los compañeros.

Para finalizar, los rondos ayudan a los futbolistas a mostrar su ingenio en situaciones extremas de peligro obligando al jugador a tomar decisiones rápidas y efectivas para ayudar a su equipo. Probablemente, el rondo es uno de los ejercicios más prácticos para situar al jugador en momentos del juego difíciles. Además de, generar confianza al jugador en la realización de sus acciones.

¿Cómo puedo hacer los rondos en función de mi sistema de juego?

A veces pensamos en qué tipos de rondos realizar, pero no nos paramos a pensar cuál es el que mejor encaja para nuestro modelo de juego. Gracias a este tipo de ejercicios, podemos encontrar muchas variantes y serán muy útiles para trabajar durante la temporada.

Existen todo tipo de modificaciones que se pueden realizar en un rondo, desde reducir o ampliar el espacio, añadir más o menos jugadores, o incluso introducir condicionantes con el objetivo de dificultar la tarea. Así como, mantener a los jugadores estáticos en un perfil o en movimiento continuo.

Gracias a la variabilidad de los rondos, podemos trabajar desde los aspectos más generales a los más específicos trasladándolos al juego real.



Conclusiones

Como hemos visto, el rondo es uno de los mejores juegos para aplicar en un entrenamiento por su polivalencia a la hora de modificar o alterar aspectos del ejercicio. Nuestros jugadores se verán beneficiados en diferentes aspectos, por lo tanto, su desarrollo físico y psicológico será completado.

Por otro lado, los rondos en fútbol son un factor clave para mejorar a nuestros futbolistas técnica y tácticamente durante la temporada, serán capaces de tomar decisiones eficientes y favorables para su equipo. Además de mejorar individualmente la velocidad de su ejecución.

Por último, he de añadir y no por ello menos importante, el ejercicio coordinativo que emplea un futbolista en este juego. A pesar de introducir o no condicionantes que dificulten el desarrollo de la actividad deportiva.

Déjame saber tu opinión

¿Consideras necesario establecer rondos en todas las sesiones de entrenamiento durante toda la temporada?

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!