Continuando con el tema sobre los pilares del rendimiento deportivo aplicados en el fútbol, en la entrada de hoy vamos a analizar otros 5 pilares que marcan la diferencia a la hora de medir el rendimiento de nuestros jugadores.

Anteriormente tratamos puntos generales como la alimentación, el plan de entrenamientos, la preparación psicológica y la relajación física y mental post entreno o actividad.

Si quieres repasar aquellos puntos, aquí te dejamos el link a aquella entrada para luego continuar con ésta.

Ahora sí, vamos a tratar otros 5 pilares del rendimiento deportivo en las áreas de la técnica, táctica, entrenos y la mente.

El pilar infravalorado: tener instalaciones de entrenamiento

Pilares del rendimiento deportivo como claves para la evolución de un equipo
Tanto las instalaciones como los insumos necesarios para hacer los entrenos son puntos que tienen que cuidarse si queremos que el jugador progrese física y técnicamente.

Existen otros pilares de mayor peso en el orden de prioridades, pero no podemos dejar a un lado el espacio físico en donde haremos nuestros entrenamientos.

Imagina por un momento que en una sesión de entrenos, en donde estés trabajando tácticas del fútbol, alguno de tus jugadores salga lesionado debido a un mal contacto con un terreno accidentado y poco cuidado.

O para introducir técnicas de fútbol de posición, estés carente de balones, conos, escaleras, en fin, de insumos que te ayuden a facilitar lo que quieres enseñar.

  • El material de apoyo a usar para tus entrenos

Tanto las instalaciones como los insumos necesarios para hacer los entrenos son puntos que tienen que cuidarse. No estamos hablando de adquirir aparatos o balones de marca y que os gastéis un pastizal.

Dentro de la planificación de entrenos se lleva una lista de todos los insumos necesarios para hacer bien el trabajo. Si ves que no necesitas más que balones y conos porque vas a trabajar técnica, bien; o si el entreno va de enseñar tácticas del fútbol de posición y necesitas barreras, también; el punto está en cuidar aquellos que sean indispensables.

Y hablando del terreno, o el espacio de los entrenos, exigir al club mejores espacios. Esto es algo que no se discute, tanto tú como tus jugadores necesitan entrenar en un ambiente donde tengas el mayor control posible. Y tú, ¿qué opinas?

La técnica y el rendimiento deportivo

Ejecutar un tiro a puerta, hacer una carrera en profundidad y volver abajo tras pérdida, una marca personal, pase, etcétera, son gestos que se pulen y mejoran con la técnica.

Si, por ejemplo, eres un entrenador que juega al toque o al fútbol de posición, el rendimiento de tu equipo está muy ligado a la pericia que tus jugadores tengan con las distintas técnicas de fútbol que estés implementando.

  • Incorporando técnica a tus entrenos

Trabajar la técnica es uno de los pilares del rendimiento deportivo que ha cobrado importancia en el fútbol moderno con el advenimiento de los distintos estilos derivados del fútbol total neerlandés.

Atrás quedaron los años de aquellos jugadores toscos que a veces nos sacaban una sonrisa con sus gravesiñas, en la actualidad es necesario que tu equipo cuente con jugadores versados en técnica.

No obstante, como entrenador puedes potenciarles incluyendo técnicas de fútbol a tus entrenamientos. Si eres de fútbol base, a medida que tus jugadores ascienden de categoría vas incluyendo y repasando técnica individual y colectiva, con repetición y desafíos para que aprendan divirtiéndose.

De este modo, preparamos a nuestros jugadores a pisar mejor para coger más velocidad en carrera, mejorar sus tiros a puerta y, por sobre todo, su rendimiento deportivo en general.

Inteligencia táctica para incrementar el rendimiento deportivo

A modo de complemento, ya para sacar jugo a las técnicas de fútbol que tus jugadores han asimilado bien, la parte táctica del juego debe cuidarse. Hablamos ya de ir incorporando cuerpo y mente en conjunto.

  • El jugador es parte del equipo

Dentro de los pilares del rendimiento deportivo necesitamos incluir la inteligencia propia del jugador, no todo puede quedarse en lo físico. Involucrarlo más en el juego, hacer que solucione problemas dentro del juego, buscar soluciones donde no las haya, son cosas que se van cultivando a través de la enseñanza de  tácticas del fútbol.

En fútbol base se comienza a partir de cadetes o juveniles, en una edad donde el niño ya posee el nivel de abstracción suficiente para comprender jugadas, posiciones, formaciones defensivas y mejoramiento del ataque.

Para el fútbol moderno es una necesidad la formación táctica, ya muchos estilos incorporan esta faceta de los jugadores para aumentar aún más el rendimiento del equipo.

  • ¿Todos los jugadores requieren inteligencia táctica?

No es necesario que la totalidad de tu equipo sean estrategas de élite. Basta que tengas un puñado de jugadores con táctica, en la posición adecuada, para ver resultados favorables.

Además, al involucrar más a tus jugadores, planteándoles desafíos en los entrenos, verás que su rendimiento irá al alza porque se siente estimulado positivamente, que está siendo tomado en cuenta, y como consecuencia pondrá más empeño en los entrenos y por ende habrá un aumento de su rendimiento.

Registrar el rendimiento a través de evaluaciones periódicas en los entrenos

En los tiempos modernos, la cuantificación del rendimiento deportivo se ha adoptado como instrumento de medida. ¿Cómo sabes si tu jugador incrementó su rendimiento, de manera objetiva? Necesitamos un número, una estadística.

¿Y cómo medimos el aprendizaje de las tácticas del fútbol? ¿Y las técnicas de fútbol, sea ofensivo o defensivo? Simple, con pruebas cuantificables.

La ciencia deportiva se ha encargado de estandarizar métodos para evaluar a nuestros jugadores dentro de un periodo de tiempo en el cual evaluamos su rendimiento y si está respondiendo positiva o negativamente al entreno.

Para ello hay que tomar algunos criterios. Junto con el cuerpo técnico, o si no tienes cuerpo técnico lo haces tú como entrenador, se tiene que llevar registro de aquellas variables cuantificables como las acciones positivas y negativas o los metros recorridos durante el entreno.

  • Toma datos de los partidos

Durante el partido, sírvete de las estadísticas. Ya existen ojeadores que se encargan de recopilar los datos de la posesión del balón, pases acertados, pases totales, tiros a puerta, faltas cometidas, entre otros.

De este modo tienes una métrica del rendimiento de tu equipo en partidos. Esta valiosa data la puedes luego procesar con el resto de tu cuerpo técnico para evaluar cada jugador y hacer las modificaciones necesarias a los entrenos.

  • Observa muy bien a tus jugadores
Como seres humanos pensantes, poseemos necesidades físicas como comer, dormir, ejercitarse, y mentales como aprender, resolver desafíos, socializar

Como entrenador, tu ojo objetivo es otra herramienta que tienes que usar para evaluar de acuerdo a tu criterio la actitud de un jugador en los entrenos, cómo ejecuta las acciones, pero eso sí, siempre desde un punto de vista imparcial. Si, por ejemplo, tu jugador goleador decae un poco, aplica el mismo criterio de evaluación que el que usas para el resto.

Si ahora buscamos evaluar la condición física de nuestros jugadores, tenemos que tomar una evaluación en entrenamientos y otra en partidos.

  • Evaluando condiciones físicas en entrenos y partidos

El jugador actúa de manera diferente en los partidos, hay más emoción y compromiso al enfrentar al rival. Atento a los metros que recorre, el ritmo del trote y la carrera, si te hace señas para hacer recambio, ver en qué tiempo pidió recambio, y otros así para tener una evaluación global del rendimiento físico en el partido.

A nivel de entrenos, hemos analizado los tipos de test que se aplican para evaluar el rendimiento de los jugadores. En el enlace de aquí tienes acceso a la entrada dedicada a los tests usados en fútbol para evaluar el rendimiento.

Hasta este punto hemos considerado el espacio físico, la condición física, el intelecto y las evaluaciones como pilares del rendimiento deportivo, pero aún falta integrar cuerpo y mente como uno.

Escuchar al cuerpo. El rendimiento deportivo, el cuerpo y la mente

¿A qué nos referimos con integrar cuerpo y mente? En palabras simples: atender las necesidades físicas y mentales de los jugadores.

Como seres humanos pensantes, poseemos necesidades físicas como comer, dormir, ejercitarse, y mentales como aprender, resolver desafíos, socializar.

Parte del entrenamiento también incluye el identificar esas señales que nuestro propio cuerpo envía. Si sentimos molestia en las piernas, pues vamos donde el fisio; si no tenemos ganas de ir al entreno, el psicólogo del equipo tiene que atendernos.

Este tipo de avisos, o señales, necesitamos saber interpretarlas para dejar tranquila nuestra mente y enfocarla al cien por cien al trabajo en los entrenos y los partidos.

¿Qué hacen los equipos? La tendencia de los últimos tiempos está en incorporar profesionales de la psicología deportiva para ayudar tanto a los jugadores como al entrenador a trabajar el aspecto mental y emocional de los jugadores.

Y, muy importante, a enseñar a interpretar estas señales que el cuerpo envía a través del lenguaje corporal de los jugadores tanto en entrenos como en partidos.

Cuerpo y mente en conjunto se trabajan a la par, y mucho más si vemos a los deportistas de élite. Incluso, tener a nuestro equipo de fútbol base enfocado y en condiciones nos asegura menos lesiones y más compromiso en el partido.

Consideraciones finales sobre los pilares del rendimiento deportivo

Pilares del rendimiento deportivo

Para resumir, en esta segunda parte consideramos el espacio físico de entrenos, la inteligencia, el cuerpo, la mente y las evaluaciones como pilares del rendimiento deportivo.

Y es que cada uno se relaciona con el otro. ¿Tendrías interés de entrenar en un sitio accidentado y sucio? ¿O rendirías en un equipo que juega a la posición pero por naturaleza no se te dan los pases al centro?

Y ahora sí para finalizar, existe otro pilar fundamental que engloba a toda disciplina deportiva: la constancia. Nunca rendirse, ser constante con los entrenos, hacer la rutina, y tomar acción, y seguir tomando acción y así. Junto con los otros cinco pilares analizados, la constancia entraría fácilmente entre ellos.

¡Hasta aquí llegamos por hoy! Si quieres ver más, no dudes en seguirnos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

O también, puedes leer más artículo como este si haces clic aquí.

¡Nos leemos la semana que viene! Chau 🙂

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!