Hace un tiempo hablamos sobre las lesiones más frecuentes en el fútbol. Parte I, en donde tratamos esguinces, desgarros y fracturas. Algunas lesiones más graves que otras, pero todas originadas por la naturaleza del fútbol.

Siendo un deporte de alto impacto y exigencia física, es común que un futbolista caiga en alguna de estas lesiones. En esta ocasión, abordaremos la continuación de aquella entrada con otras cuatro lesiones frecuentes, y una extra que define la carrera profesional de un futbolista y es la más temida por ellos.

También haremos un repaso breve de la primera parte, para entrar en contexto, y abordar otras lesiones de futbolistas que los fisios suelen encontrar frecuentemente.

-ALTO AHÍ. Antes de seguir, te dejo aquí abajo un regalo. Una guía para entrenadores que cree para ustedes que es completamente GRATIS. Descárgala ya 😉

Repaso de algunas lesiones frecuentes en el fútbol

En una primera parte hablamos de las lesiones más frecuentes en el fútbol. A continuación repasaremos brevemente las lesiones explicadas anteriormente con algunas sugerencias para su tratamiento.

  • Esguinces

Algo muy común en un partido es ver los constantes giros y cambios de dirección de los jugadores, que si lo hacen con exceso de torsión puede llevar a originar esguince de tobillo y de rodilla. Por esta lesión los jugadores se mantienen entre 3 y 6 semanas de baja, incluso dejando secuelas en el 30% de las incidencias.

  • Desgarro de menisco

Otra lesión habitual, al forzar un movimiento no natural de la rodilla o por contacto brusco, es el desgarro de menisco. Una de la lesiones de futbolistas más comunes que por la inflamación y gravedad del dolor se tiene que intervenir antes de llegar a la rotura del menisco.

  • Pubalgia

Es una lesión deportiva; se trata de dolor en el área del abdomen bajo cercano a la ingle. Se origina por hacer deporte diariamente. Un futbolista tiene a ser reincidente en esta lesión, por lo que se trata a través de inmovilización por un mes y posterior rehabilitación por medio de estiramientos suaves. Los más reincidentes suelen recibir cirugía.

  • Fractura de tibia
La fractura de tibia es una de las lesiones más frecuentes en el fútbol
La fractura de tibia es una de las lesiones que por desgracia es más frecuente en el fútbol

A pesar del uso de espinilleras en la actualidad, aún es común ver en los futbolistas fracturas de tibia debido a golpes traumáticos en esta zona. Dependiendo de la gravedad, se trata inmovilizando la pierna. En caso de fractura total, se interviene quirúrgicamente.

  • Contracturas y roturas de fibras

Una lesión deportiva muy común. Las contracciones musculares, producto de sobrecargas o impactos fuertes, suelen causar molestias mientras se mantiene la actividad física. Los gemelos, cuádriceps e isquiotibiales son los músculos más afectados por lesiones de futbolistas.

El tratamiento es simplemente descanso. Pero en caso de acumular sobrecargas y no dar espacio al descanso, la lesión se convierte en roturas de fibras musculares y dolor intenso que dan de baja al futbolista por tiempo prolongado.

Sugerencias para evitar lesiones en el fútbol

Anteriormente hablamos de la importancia de la fisioterapia, los preparadores físicos y el cuerpo médico del equipo que velaban porque los jugadores se encontrasen en las mejores condiciones.

Dentro de su labor estaba vigilar el estatus de los jugadores en los entrenamientos. Junto con el entrenador, llevan registro de ello y planifican los entrenamientos en conjunto para evitar que algún jugador sufra de sobrecargas, esguinces o lesiones.

Y, también, los mismos futbolistas son responsables de su propia salud manteniendo una dieta planificada por sus nutricionistas, mantener rutinas que no afecten su rendimiento y asistir a los entrenamientos y seguir las indicaciones del entrenador y el resto del plantel técnico para mantener en alta su carrera deportiva.

El fútbol es un deporte de alto impacto, por lo cual las lesiones son uno de los elementos más frecuentes
El fútbol es un deporte de alto impacto, por lo cual las lesiones son un elemento frecuente si no se toman precauciones.

Conociendo otro tipo de lesiones frecuentes en el fútbol

Continuando en la línea de la primera parte, vamos a conocer cinco nuevas lesiones más frecuentes en el fútbol. Una de ellas responsable de arruinar carreras futbolísticas en donde, a no ser por un milagro, la recuperación plena no siempre está garantizada.

  • Fascitis plantar

La fascitis plantar se origina por la sobrecarga de la planta de los pies. Estos músculos absorben impactos y al usarlos de manera incorrecta, o pisar mal, suele causar molestias a lo largo del partido o del entreno.

Lo común es sentir la planta de los pies agarrotada. El tratamiento se basa en hacer estiramientos y descansar los pies.

  • Rotura de isquiotibiales

También conocida como pinchazo. En general es una lesión deportiva frecuentada por muchos deportistas y atletas. Los isquiotibiales son músculos situados detrás de los muslos y suele haber rotura al hacer cambios de ritmo bruscos, mal apoyo de las extremidades inferiores, caídas bruscas, entre otros.

No requiere intervención quirúrgica, sin embargo suele dejar al futbolista unos cuantos meses de baja. Con entrenamientos regulares, calentamientos y estiramientos se evita esta lesión.



  • Tendinitis rotuliana

Los músculos y los huesos se mantienen unidos gracias a los tendones. La función única de estos es la de sujetar ambas partes. Al poner a trabajar los tendones para hacer esfuerzo se origina la tendinitis.

La tendinitis rotuliana es frecuente en las lesiones de futbolistas y se origina al aplicar una técnica de manera inadecuada para esforzar el tendón rotuliano, el cual sujeta la rótula con la tibia. A través de fisioterapia se logra recuperar esta lesión.

  • Rotura del tendón de Aquiles

Continuando con los tendones, nos trasladamos hacia el mundialmente conocido tendón de Aquiles. Es uno de los tendones más importantes del cuerpo, ya que puede aguantar 12 veces nuestro peso corporal y nos permite caminar con fluidez.

Rara vez un futbolista se preocupa por el estado de este tendón, haciendo a veces esfuerzos para coger impulso en un cambio de dirección o coger suficiente aceleración para atrapar a un delantero rival que se le ha desmarcado.

Estos esfuerzos al tendón de Aquiles no se resienten luego del partido, o del entreno, y se van acumulando estos esfuerzos como una sobrecarga muscular.

La primera llamada de atención ocurre al sentir molestias en el tendón de Aquiles luego de pasar por un periodo largo de recuperación por otra lesión o durante la pretemporada. El futbolista debe acudir lo más pronto posible a fisioterapia.

En este punto puede haber un dolor agudo, como una sensación de haber recibido una pedrada o una patada en la pantorrilla. Hay veces que hasta se logra escuchar un chasquido. Aquí ocurre una rotura aguda del tendón de Aquiles.



Pero, en caso que la molestia se atienda tardíamente, o que el futbolista no haya sentido nada hasta el momento de la rotura, ocurre la denominada tendinopatía. Seguramente David Beckham o Fernando Gago ya estarán familiarizados con este término.

La tendinopatía, o lesión crónica del tendón de Aquiles, ocurre por un mal tratamiento de problemas crónicos anteriores o una recuperación incompleta luego de una lesión al tendón.

El único tratamiento posible para la rotura del tendón es la cirugía y el futbolista cae en riesgo de perder más de una temporada.

  • Rotura de ligamento cruzado anterior

Ronaldo, Arjen Robben y Fernando Gago comparten algo en común en sus historiales de lesiones. En algún momento de su carrera han sufrido la temida rotura de ligamento cruzado anterior.

Al escuchar esta palabra, una brisa helada corre por la espalda y todos los cabellos del cuerpo se erizan. La palabra prohibida para cualquier deportista, la lesión deportiva que define carreras y de la que pocos logran salir de ella.

La peor lesión, y por desgracia más frecuente, que un futbolista puede sufrir, es la rotura de ligamento cruzado anterior.
Jugadores como Van Basten, Robben, Ronaldo, Gago, Eto’o, Icardi o Xavi Hernández sufrieron la peor lesión que un futbolista puede sufrir, la rotura de ligamento cruzado anterior.

Y no estamos de bromas, ya que es una de las lesiones de futbolistas que ocurren con mayor frecuencia y la de mayor gravedad. ¿Qué hubiese pasado si Ronaldo hubiese sucumbido ante esta lesión? Pues hubiese sido una tragedia para el mundo del fútbol.

Pero vamos con los detalles. En el interior de la rodilla, además de líquido, huesos y cartílagos, tenemos algo que se conoce como ligamentos, los cuales dan estabilidad y firmeza a la rodilla. A su vez evita que los huesos se desplacen libremente.

El más propenso a sufrir lesiones es el ligamento cruzado anterior, el cual evita que la tibia se desplace hacia delante respecto al fémur.

¿De qué manera se lesiona el ligamento? Por los constantes arranques, pivotes y frenadas en seco, los delanteros tienden a sobre-esforzar las rodillas para rendir al límite. Como consecuencia, el ligamento cruzado anterior tenderá a romperse.

Siendo una de las lesiones más graves para los futbolistas, la única manera de recuperarse es a través de cirugía de reconstrucción del ligamento. La rehabilitación es prolongada y el futbolista pasa varios meses hasta volver a la cancha.

No obstante, la peor parte de esta lesión es si viene acompaña por rotura de menisco interno y del ligamento lateral interno, originando la peor lesión posible: la tríada. Ronaldo y Robben, milagrosamente, lograron recuperarse de ella, pero Marco Van Basten colgó los tacos a muy temprana edad debido a esta.



Consideraciones finales

Más allá de causar escalofríos, o recuerdos olvidados para aquellos que han sufrido alguna de estas lesiones, la intención está en dar a conocer la naturaleza de cada lesión deportiva y hacer que los entrenadores tomen conciencia de ello.

Preparar un entreno sin vigilar el estado de salud de tus jugadores es algo grave que NO puede pasar desapercibido. Si cuentas con un equipo médico, enhorabuena; si no, busca asesoría médica o exige al club la incorporación de una sección de fisioterapia y personal médico.

Hasta aquí hemos repasado las lesiones más frecuentes en el fútbol, y existen más que vienen siendo derivadas de estas o son comunes en distintas disciplinas deportivas.

Sin embargo hemos dejado en el aire algunas ideas para una próxima entrega. Danos tu opinión en los comentarios, o si has tenido alguna experiencia con alguna de estas lesiones cuéntanos tu anécdota.

No olvides seguirnos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Si quieres ver más artículos recuerda visitar nuestro blog aquí

¡Un saludo y hasta la próxima!

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!