Preparar un plan de partido de fútbol, imaginar que va a ocurrir y crear una estrategia de acción es probablemente uno de los mayores retos que nos encontramos los entrenadores de fútbol o de cualquier otro deporte cada jornada. Y todo esto se produce por una razón, entra en juego el rival, que te puede hacer tener que variar el plan de partido en el primer minuto de juego.

En este artículo vamos a aprender a preparar un partido de fútbol, a diseñar una estrategia de juego, a establecer un plan de partido, a conocer aquellos puntos que debo tener presentes para poder elaborar una estrategia de acción y tener las herramientas suficientes para gestionar los problemas que puedan alterar nuestro plan de juego.

Suscríbete para recibir tips que te hagan mejorar como entrenador

¿Por qué elaborar un plan de partido?

Voy a ser muy sincero, hay veces que leo comentarios en redes sociales que me dejan pensando si realmente estamos haciendo bien las cosas, si realmente estamos ofreciendo nuestra mejor versión como entrenadores y si estamos haciendo todo lo posible por nuestros jugadores. El comentario venía a decir que no hacía falta llevar el entrenamiento escrito, que con llevarlo en la cabeza era suficiente. Ni el entrenador más experto del mundo, con mejor capacidad de improvisación y con mayor creatividad te aconsejaría jamás que llegases a un entrenamiento con las manos vacías y con el entrenamiento únicamente en tu cabeza. Ya hablamos en algunas ocasiones cómo planificar un entrenamiento y cómo diseñar una sesión, sin querer entrar, por ahora, en las razones por las que debes planificar un entrenamiento por escrito, ya que nos llevaría un artículo entero, quiero que recapacitemos si hay alguna razón por la que no debo crear un plan de partido, por la que debo dejar fluir las virtudes de mis jugadores sin mayores indicaciones que las estrategias básicas a desarrollar en el juego.

Elaborar un plan de partido, es como elaborar el guión de una película, imaginar que quieres que ocurra y tener la habilidad para modificarlo según vaya avanzando y se vayan dando las situaciones.

En ocasiones hemos visto partidos en los que se ve muy claramente la falta de elaboración de un plan de juego, creyendo que el talento de nuestros jugadores nos va a solucionar el partido. Ese día tus jugadores con talento no están bien y pierdes…. podrías haber perdido de la misma manera aún teniendo un plan de partido, pero desde luego no habría sido únicamente por dejadez tuya.

Diseñar un plan de partido no es más que imaginar todos los posibles escenarios que se pueden dar en el encuentro, todo lo que puede ocurrir en ese partido, aportar las posibles soluciones y aportarle a tus futbolistas las acciones a seguir según ocurra una cosa u otra.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para elaborar un plan de juego?

Quiero señalar primeramente que cada uno de los puntos que voy a nombrar a continuación no deben cumplirse todos a la vez para que mi plan de partido se mantenga. En ocasiones solo se cumplen 1 o 2 y debo seguir con el mismo orden que he establecido al inicio.

  • Tiempo

Es imprescindible determinar los tiempos que quieres que se lleven en el partido. Yo propongo que se haga en franjas de 20’ en primera parte, tiempo suficiente para que el rival se adapte a lo que tú le propones y le hagas daño cambiando la estrategia posterior. En segunda parte en bloques de 15’ ya que la posibilidad de introducir cambios en la formación facilita las modificaciones.

  • Altura del bloque

Determinar a qué altura van a estar los delanteros para presionar a línea defensiva rival y determinar a qué altura van a estar nuestros defensas para establecer el espacio que dejaremos a la espalda. La línea de medios definiremos si estarán escalonados y más cercanos a delanteros o cercanos a defensas.

  • Intensidad

La intensidad a la que queremos que presionen nuestros jugadores. Si queremos provocar errores o robar. Si queremos que el rival juegue cómodo en cierta parte del campo, en qué zonas voy a ser más intenso, en que momento debo saltar a presión…

  • Unión de líneas

Definir la distancia entre líneas en el momento defensivo. Un equipo corto o largo.

  • Definición de ataque

Definir de qué modo voy a hacer daño al rival una vez recupere el balón.



Que análisis debo hacer del rival para determinar los puntos y diseñar un plan de partido

Hoy en día nos encontramos con la capacidad de sacar muchos datos de los rivales. Podemos ir a verlos y sacar mucha información de jugadores y de su esquema de juego. Normalmente como entrenadores nos gusta tener todo controlado y muchas veces nos encontramos con que lo más básico nos lo hemos dejado sin valorar. Sin entrar en conceptos tácticos que también son determinantes para lograr ganar un partido, te dejo a continuación algunos parámetros que debes medir.

  • Número de goles y momentos divididos en franjas de 15’ que reciben o marcan goles.

Esto me hace percibir sus mejores momentos y sus peores momentos del partido y yo poder jugar con esas cifras. Si un equipo nos encontramos que en varios partidos se ha puesto por delante en los primeros 15’ debemos tener este dato en cuenta para tomar las medidas necesarias con mayor atención a esos minutos.

  • Movimientos habituales

Si siempre hacen la misma salida de balón, si el balón siempre pasa por una zona del campo, si hay jugadores que siempre desbordan por la misma zona. Estos datos me permitirán dar información a mis jugadores para incomodar al rival evitando que desarrollen esas acciones.

  • Incomodidades de jugadores rivales

Si están incómodos cuando les presionan de espalda, si se encuentran incómodos en su pierna mala, incómodos en conducción, saliendo de zona… esto me permite conocer y provocar ese tipo de situaciones.

  • Acciones en las que más sufren

Hay equipos que reciben muchos goles a balón parado, conocer ese dato puede ser un plus mental al rival muy fuerte. Una frase en el momento que hay un saque de esquina, por ejemplo, como “ahora hacemos gol, que aquí siempre sufren” recuerda al rival ese tipo de acciones y les hace entrar en situación de pánico y en situación de pánico es muy difícil responder adecuadamente.

¿Qué deben y no deben saber tus jugadores sobre el plan de juego?

Muchas veces nos planteamos si todos los puntos que hemos hablado en los apartados anteriores los deben conocer nuestros futbolistas, mi respuesta es que deben saber todo lo que engloba un aspecto positivo, todo lo que permite mirar hacia delante y avanzar para ganar el partido. Todos nuestros jugadores deben saber el plan de partido, deben saber que tienen que hacer en cada momento y nosotros irles guiando si las cosas no salen como estaban planificadas. Por el contrario re recomiendo que si tienes claro que si llegas al minuto 80’ ganando vas a realizar un cambio u otro, esa información te la reserves, ya que puedes condicionar, dependiendo de la madurez de tus jugadores su trabajo en el campo. En ocasiones en grupos muy fuertes y cohesionados todos tienen su rol muy claro y puedes revelar todos los datos para facilitar todo el trabajo.

Táctica de fútbol
Táctica de fútbol

Ejemplo de estrategia de plan de partido

Voy a dejar el ejemplo de un planificación de partido. Evidentemente disponemos de unas hojas que nos permiten diseñar la estrategia de partido de manera más visual y esquemática, pero en esta ocasión vamos a utilizar texto para desarrollar de manera más detallada la explicación.

Vamos a imaginar que jugamos esta semana contra el líder de la competición, nosotros somos terceros, nos vemos inferiores, pero hemos visto que el rival los primeros minutos de juego siempre sale muy fuerte, está acostumbrado a ir ganando en los primeros minutos de juego, sus primeros 15’ siempre logran hacer goles, sus últimos minutos de la primera parte al ir ganando suelen bajar el ritmo.

Nosotros en nuestra planificación de partido definimos que vamos a realizar un timing en el que durante los primeros 20 minutos de partido vamos a plantear una defensa en bloque bajo, con salida al contraataque apoyándonos en nuestro delantero que aguantará el balón y buscaremos espalda de laterales para intentar finalizar acción con extremo del lado contrario. Es decir, nuestra idea en esos primeros minutos es darles el balón, juntarnos en defensa, priorizar cerrar espacios, hacerles daño a la espalda de laterales para provocar que poco a poco vayan teniendo menos presencia en ataque y sacarles de su contexto habitual que es ir ganando en los primeros minutos de juego.



Esto creará en el rival cierta inseguridad, se ven con dominio de balón, pero no en el marcador. Los siguientes 15´ vamos a plantear un bloque alto, presionaremos en campo contrario al rival, intentaremos robar en su salida y llegaremos a zonas de finalización con más jugadores. Seremos muy intensos en la presión y estaremos muy cerca de los receptores.

Este cambio altera el plan de partido de ellos, durante 20´han visto un equipo defensivo, se han adaptado a tener el control de balón de manera cómoda, se han visto solo incómodos en las zonas de banda, pero han visto que el rival llegaba con muy pocos jugadores a las zonas de finalización, pero ahora me vienen a presionar cerca, con intensidad y me están haciendo sufrir. Este cambio supone un problema, ya que no solo tengo que cambiar la forma de atacar, tengo que aumentar la velocidad de juego, tengo que cambiar el tipo de apoyos que estaba dando, tengo que cambiar los desplazamientos de balón, tengo que cambiar la mentalidad, tengo que cambiar la manera de defender, tengo que cambiar en definitiva la actitud. Actitud que durante 20´ he adaptado progresivamente, no había apenas peligro de encajar un gol y me daban el balón constantemente , pero ahora debo adaptarme rápido si no quiero irme al descanso perdiendo.

Debemos pensar que el plan de partido debe ir muy ligado a la actitud del rival, a como hacerles daño en su mentalidad.

Este plan de partido no lo voy a variar en toda la primera parte, ocurra lo que ocurra. Ya que los escenarios que puedo imaginar son:

  • Recibir un gol o varios goles. Si cambio plan de partido con mi equipo tocado en lo anímico no va a traer nada bueno, en el descanso mi trabajo será abrir las opciones de remontar.
  • Quedarnos empate a cero. No varío plan de primera parte y defino el de la segunda según sensaciones.
  • Ir ganando. No varío plan, ya que el rival puede estar tocado, por lo que si hago gol pronto o en mis 20’ de ataque seguiré con el plan.

Este ha sido un caso muy sencillo, disponiendo de datos muy limitados, ya que no hemos entrado a valorar aspectos individuales de sus jugadores ni zonas en las que puedo hacerle más daño, que también nos aportaría un plus más. Hemos dejado abierto el partido en la segunda parte. Parece obvio que en los segundos 45’ las sensaciones de la primera parte serán similares. Aquí no hemos entrado a cargar el juego por sectores, a definir a qué jugadores debo presionar, a marcar la altura de presión…. También debo hacerlo, sin ninguna duda debo dar todas las pautas posibles del plan de partido a mis jugadores, potenciar sus virtudes en el momento necesario y buscar generar las situaciones favorables.

Déjame tu opinión

Me encantaría saber tu opinión. ¿cuánto tiempo dedicas a preparar el plan del partido? Déjamelo en los comentarios y si te ha gustado el artículo comparte.

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!