Siendo entrenadores las críticas están a la orden del día. Todo el mundo lleva un entrenador dentro y todo el mundo se ve con la capacidad de criticar las decisiones de los directores de grupos. Nosotros como entrenadores debemos tener muy claro cuales son nuestras prioridades y saber gestionar las críticas nos ayudará a no salirnos del camino y demostrar que somos los líderes del grupo.

En este breve artículo vamos a aprender a lidiar con los comentarios negativos de un modo positivo y a comprender las razones por las que opinan sobre nuestras decisiones y de esta manera usarlas a nuestro favor. Es decir, queremos darte un marco mental para que seas capaz de superar las críticas y que no te saquen de tu verdadero objetivo.

¡Ah! Si no quieres perderte más artículos no dudes en suscribirte aquí debajo.

¡Empezamos!

La crítica es necesaria

Ten en cuenta que si no hubiese crítica habría desinterés y es mucho peor no tener feedback de nuestro trabajo que tener comentarios que nos orienten.

La crítica es necesaria, nos ayuda a guiar nuestro camino, a conocer aspectos que no están teniendo el efecto que queremos y nos da la posibilidad de volver a orientar el trabajo.

La crítica no es personal

La crítica no se realiza hacia nosotros como personas, se realiza a nuestro trabajo, a nuestra gestión como entrenadores, por lo que solo es a una parte de nuestro trabajo, si lo piensas a una parte generalmente pequeña del mismo.

Crítica negativa vs crítica positiva

Más tarde aprenderemos a gestionar la crítica negativa, a asumir una mentalidad para afrontarla, pero es preciso primero que sepamos diferenciar una de otra.

La crítica negativa suele llegar de gente que no conoce tu trabajo, que lo percibe desde fuera y sin mayor criterio de lo que ve de un partido o de un entrenamiento se atreve a opinar abiertamente de como sería la manera correcta de hacer las cosas.

Los entrenadores estamos muy expuestos a estas personas que deciden aportar su opinión, en la mayoría de casos de la manera incorrecta.

La crítica positiva viene de nuestro entorno más cercano, de otros entrenadores o de incluso nuestros jugadores, que nos comentan aquellos aspectos que no están haciendo, según su opinión, crecer al grupo en la medida que debería.

Para ser capaces de diferenciarlas nosotros tenemos que tener en orden dos aspectos previamente:

  1. Tener claros los objetivos. Teniendo definidas nuestras metas es muy difícil que una crítica nos desenfoque de lo que queremos lograr.
  2. Autoconocimiento. Si nos conocemos, sabemos cuales son nuestras virtudes y defectos es muy complicado que una crítica nos haga daño.
Críticas
Las críticas siempre estarán presentes



Marco mental para gestionar las críticas negativas

En el deporte, como entrenadores de fútbol asumimos por defecto que nos van a criticar, sabemos que las críticas van a llegar con la primera derrota, con la suplencia del jugador más determinante o con la alineación de jugadores que no están en su mejor nivel. Ahora bien, si no sabemos gestionar esas críticas y no tenemos la mentalidad adecuada hacia esos críticos, es posible que nos afecten y nos hagan tambalear nuestros objetivos.

Para superar estas opiniones te dejo 3 creencias que pueden ayudarte a gestionarlas:

  • Valora: Todo comentario tiene dos caminos cuando entra en tu mente, o te afecta o te infecta, depende de ti el significado que le des. Valora esa crítica como algo hiriente o como algo que puede ayudarte a mejorar. Rechaza los comentarios que van a hacer daño, una vez identifiques que ese comentario tiene el objetivo de molestar, tu mente no le hará caso y no debería infectarte. Comentarios del tipo “no tienes ni idea” no se fundamentan en nada, no son verdad y no pueden aportarte nada positivo, no pierdas el tiempo con ellos. Por el contrario los comentarios que tienen una base que puede promoverte a mejorar son menos abundantes, ya que cuesta más expresarlos y vendrán de compañeros habitualmente, no de la grada. Comentarios del tipo “ tenias que haber puesto a…. “ debes analizarlos, sacar la parte cierta de todo ello y desechar la parte que no tiene sentido. Usar esos comentarios como punto de apoyo para crecer es una decisión inteligente.



  • Enumera: Califica cada comentario que te hagan con un valor de 1 a 5. De tal manera que puedas entender si te esta ayudando a mejorar o no y si vas a hacerlo útil la siguiente vez que lo escuches o lo integres en tu equipo. Un comentario tipo: “ el equipo no está trabajado defensivamente” debes calificarlo según tu grado de importancia, valorar si es cierto o no y ver si estás haciendo el máximo en este aspecto.
  • Siente compasión: Sentir compasión por la persona que te hace las críticas es la mejor mentalidad que puedes adoptar. Si lo piensas, cuando estás en un alto grado de felicidad es imposible que tengas la intención de hacer daño a alguien, estás tan inmerso en tu vida que no tienes tiempo para hacer un comentario negativo de la vida de otro, estás tan ocupado que cuando ves algo que no te gusta no te paras a tratar de criticarlo o destruirlo. Desde este prisma no vas a tener en cuenta una crítica de alguien que lo esta pasando mal en su vida y no vas a dedicar ni un segundo de tu tiempo a contestarle. Todos ganamos.
  • Nadie que esté por encima tuyo te criticara. Simplemente porque los que están por encima se preocupan de sus cosas y no tienen tiempo para criticar a los que están por debajo. Entiende que el que te critica está un nivel inferior al tuyo…

¡Quiero saber tu opinión!

¿Con qué comentarios destructivos te has encontrado a lo largo de tu carrera como entrenador y cómo te afectaron en su momento?

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!