Cuando se inicia una actividad es importante determinar el motivo por el cual inicias esa actividad. De otra forma no tiene sentido realizar un camino sin tener claro el destino. En pretemporada debes establecer metas, objetivos que quieras lograr. En todos los planos, tanto físico, técnico, táctico y psicológico, de manera individual con cada uno de tus jugadores y grupal. 

En este artículo quiero mostrarte la manera en la que debemos establecer nuestras metas en pretemporada, para poder planificar consecuentemente los entrenamientos y partidos y trabajar en base a unos objetivos definidos. 

Escribe tus metas

Parece obvio que sentarnos a visualizar como queremos que sea la pretemporada es algo imprescindible, pero no todos los entrenadores lo hacen y muchos se dejan llevar por la intuición o por sus años de experiencia. Otros entrenadores visualizan como quieren que sea su equipo pero no escriben sus metas y estás quedan en el aire, lo que provoca que con el tiempo se pierda el foco.

Escribir los objetivos que quieres alcanzar con cada uno de tus jugadores y con el equipo facilita enormemente la tarea.

Sentarte a escribir las metas que quieres lograr en la semana es imprescindible para conseguir:

  1. Focalizar las metas

Ayuda a tener claridad en lo que quiero conseguir, claridad en mis metas y me facilita la división de tareas en los entrenamiento.

2. Rebajar el estrés

Rebaja la ansiedad de cada entrenamiento. Al tener claro tus objetivos de la semana, la dirección del entrenamiento y de cada ejercicio se hace mucho más sencilla y elimina el estrés para que todo salga bien.

“ La tinta más tenue es más fuerte que la mente más brillante”

Claves para establecer tus objetivos correctamente

  • Conoce a tu equipo, valora sus resultados en años anteriores, sus virtudes y defectos y anótalos: Analiza a tu equipo.
  • Define bien claro lo que quieres conseguir en base al conocimiento previo: Determina los logros y habilidades que quieras alcanzar.
  • Establece metas en aspectos técnicos, físicos y psicológicos: Fija el camino que vas a seguir.
  • Divide los objetivos en meses, en semanas y en días: Planifica en largo y medio plazo para visualizar el camino.
  • Identifica que pasos quieres dar cada día para lograr el objetivo: Planifica el corto plazo.
  • Haz magia: El arte de ser entrenador es ser capaz de que todo lo que hagas en cada entrenamiento esté dirigido a un objetivo.
  • Evalúa cada día si los pasos que has dado han sido en esa dirección. 
  • Rectifica de manera habitual. El deporte está lleno de situaciones que continuamente te van a hacer querer salirte de lo planificado. Revisa objetivos y vuelve al camino. 

Conclusiones

Tanto si eres un entrenador que esta iniciándose en este maravilloso y complicado mundo, como si eres un entrenador experimentado la clave es estar enfocado en un objetivo y llevarlo a cabo hasta lograrlo. 

Nos vamos a encontrar en múltiples ocasiones con situaciones que van a crear inmensas dudas de si estás yendo por el camino correcto. Al tener las metas y objetivos bien definidos por escrito, esas dudas van a desaparecer y vas a poder determinar si estás haciendo lo correcto o te estás saliendo del camino.

Planifica, planifica tu pretemporada, planifica tus objetivos y divídelos en metas más pequeñas y consigue llevar a tu equipo al siguiente nivel. 

¡Nos vemos semana que viene! ¡Comparte el artículo si crees que puede ayudar a alguien!

¡Suscríbete al blog para no perderte ningún artículo aquí!

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!