En artículos anteriores, estuvimos hablando sobre los principios tácticos ofensivos y defensivos del fútbol, mencionamos desde lo que eran y los objetivos que tenían, hasta los diferentes tipos de principios tácticos existentes y la categoría del fútbol base, donde se aplicaba.

Siguiendo ese lineamiento, hicimos detalle en los principios tácticos de corte defensivos, y el día de hoy daremos entrada a los principios tácticos ofensivos.

¿Qué son los principios tácticos ofensivos?

Si en los principios tácticos defensivos el objetivo era recuperar el balón, en los principios tácticos ofensivos la meta es desarrollar acciones táctico-estratégicas que nos permitan a nosotros alcanzar el gol.

Justamente, para lograr dicho acometido los principios tácticos ofensivos se dividen en cuatro grupos: los grupos del control, los de la movilidad, los de la penetración y por último los de la improvisación.

1. Control:

Dentro de los principios tácticos ofensivos y defensivos del fútbol, este grupo de principios tácticos ofensivos que veremos, se dirigen a la creación de un plan que propulse a un dominio en la acciones ofensivas que ejecuta todo el equipo, y está dirigida tanto para jugadores “activos” o involucrados directamente en la jugada, como en lo que no.

La idea de estos principios tácticos es brindar un equilibrio en las transiciones defensa-ataque, y proporcionar un control absoluto en la dinámica ofensiva del equipo.

1.1 Control de partido:

Este principio táctico ofensivo está relacionado a cualquier estrategia realizada por el entrenador antes, durante y después del partido -en función a las virtudes y debilidades tanto de su equipo, como de su rival- que están dirigidas a superar tácticamente al equipo contrario.

Es importante no confundir control de partido, con control de balón. Muchos entrenadores como Mourinho o Simeone, no se caracterizan por tener grandes posesiones de balón, sin embargo, plantean partidos de tal forma, que aún con poca posesión logran anular en un 100% a su rival.

Principios tácticos ofensivos
Principios tácticos ofensivos

1.2 Conservación del balón:

Se entiende como todas las acciones que realizamos desde el momento en qué tomamos la posesión del balón, con el fin de mantener justamente la tenencia del mismo. Todo esto durante el tiempo que sea necesario.

La finalidad de este principio táctico ofensivo es la no poder el control del partido, desgastar físicamente y mentalmente al equipo rival, imponer, mantener o cambiar el ritmo de juego a nuestra conveniencia, mantener un resultado favorable y ganar tiempo al partido, entre muchas cosas más.

A diferencia del control de partido, la conservación si implica de forma OBLIGATORIA posesión de balón alta.

1.3 Cambios de Orientación:

Los cambios de orientación son todos los pases que realizan los jugadores en cualquier dirección del campo -ya sean también largos o cortos- que tienen por objetivo convertirse en un “abanico” de opciones que los futbolistas deben efectuar de forma inteligente para encontrar nuevos caminos que permitan penetrar la defensa rival.

Este principio táctico se divide en dos: los cambios de orientación de amplitud y de profundidad. En el primero, el balón es enviado a zonas laterales del campo de forma horizontal; mientras que el segundo, el balón es enviado en dirección al arco rival de forma vertical.

1.4 Control del juego:

Se considera como la serie de acciones que debe realizar nuestro equipo (cambios de banda, posesiones en zona defensiva, pases profundos a los espacios, etc) para no perder el balón rápidamente y/o fácilmente e imponernos sobre el rival.

El fin de este principio táctico ofensivo básicamente eses aplicar una acción táctica INTELIGENTE -como las ya mencionadas- según las necesidades/dificultades que se nos presenten durante el partido, por ejemplo, si queremos que el rival no tome la iniciativa, si debemos mantener un resultado o sencillamente ganar tiempo.

1.5 Vigilancias:

En una forma muy sencilla de definir, la vigilancia es el marcaje de tipo VISUAL por parte de un jugador que no está participando o involucrado de forma activa en una acción directa con el balón, pero que en cualquier momento puede pasar a formar parte de ella.

2. Movilidad:

Seguramente, entrenadores como Bielsa, Cruyff o Guardiola, sean los reyes en éste faceta de los principios táctico ofensivos, y es que básicamente, la movilidad representa la capacidad que tendrá nuestro equipo para “romper” el orden de la línea defensiva rival, y en equipos donde la posesión de balón es VITAL, la movilidad es importante.

A pesar de que los equipos con mucha posesión de balón requieren mucho de saber manejar esta faceta, equipos que no dependan tanto de ella también requieren de estos principios tácticos del fútbol, incluso, deben dominarlos con mayor cuidado que los primeros.

En principio, existen dos tipos de movilidades. La movilidad con balón y sin balón, siendo esta última probablemente la más importante, ya que con ella se generarán espacios libres que a futuro serán empleados por aquellos jugadores que si van a tener el balón.

2.1 Desmarques:

Consiste en evadir o despojarse de la marcación de un futbolista rival cuando un jugador de nuestro equipo tiene la posesión del balón. En un inicio los principios tácticos del fútbol sobre desmarques se pueden considerar como las acciones previas que se realizan al momento de ocupar espacios libres.

La demarcación se divide en dos: la de apoyo y la de ruptura. El primero, se basa en ayudar al compañero que tiene el balón al acercarse a él y brindarle la opción de pase/descargue, en este desmarque no se puede rebasar en posición al compañero.

En el segundo tipo de desmarque, el objetivo es el mismo -aunque esta vez la idea es ir un poco más allá y tratar de finalizar la jugada en gol- solo que ahora si podemos rebasar al compañero.

Encuentro de fútbol
Encuentro de fútbol



2.2 Apoyos:

Este principio táctico, muy aplicado en el fútbol base, gravita en la acción que deben realizar TODOS los miembros del equipo en función al jugador que tiene la posesión del balón.

La idea es brindarle todo el apoyo y respaldo posible para progresar en la ofensiva a la portería rival. Los apoyos puedes ser: laterales, diagonales, en profundidad, desde atrás y desde adelante.

2.3 Cambios de ritmo:

Como su nombre indica, este principio táctico ofensivo tiene como objetivo, mediante los cambios de velocidad abruptos, desorientar y confundir al rival. De esta forma se facilita la llegada a la zona de ataque, se aprovechan los espacios libres, se desgasta física y mentalmente al rival y se sorprende en la posición de finalización.

3. Penetración:

Tal como su nombre indica, hace referencia a todas las acciones, sobre todo de orientación vertical, desarrolladas con el fin de llegar al arco rival lo más fácilmente posible. El objetivo es justamente “penetrar” la defensa rival al quebrar cualquier acción defensiva realizada por ellos, generando así una acción de riesgo con posibilidad de gol. 

Los principios tácticos del fútbol referentes a la penetración se dividen en:

3.1 Paredes:

Se refiere a la acción en la que un jugador pasa el balón a un compañero, y este último le regresa la pelota de forma inmediata, eficiente y a un solo toque, luego de que este avanzara unos cuantos metros.

Este principio táctico ofensivo aunque se puede realizar en cualquier zona del campo, usualmente se aplica con más frecuencias en los últimos ¾ del terreno de juego.

3.2 Espacios libres:

Este término se define como: aquellas zonas del campo que están libres de marca rival, porque previamente, un compañero del poseedor del balón y el marcador, lo han abandonado.

Ese espacio libre, creado por el “arrastre de marcas”, se convierte en un principio táctico ofensivo del fútbol si de forma casi INMEDIATA, un compañero ocupa dicho lugar y lo usa como un opción para recibir el balón por quién inicialmente había abandona el lugar.

Este principio táctico del fútbol, muy enseñado en el fútbol base, está compuesto a su vez por tres fases: creación del espacio libre, arrastrando marcado. Ocupación del espacio, desplazándose y ocupándolo otro compañero de equipo. Aprovechamiento del espacio, llegando el balón a dicha zona libre y a ese compañero en circunstancias de ser jugado.

3.3 Desdoblamiento:

Consisten en una serie de desplazamientos realizadas por los jugadores del equipo que NO tienen la posesión del balón, y cuyo objetivo es el de no perder la ocupación -equilibrada- del terreno de juego, y cubrir, y ocupar, la espalda del compañero ofensivo cuando se está producido un ataque por posiciones o un contraataque.

En un inicio, existen dos tipos de principios tácticos del fútbol relacionados a losdesdoblamientos: los individuales y los colectivos.

El primero ocurre cuando un jugador se suma a la ofensiva que iniciaron otros compañeros de equipo, y el segundo cuando los jugadores que no participan directamente en el ataque se desdoblan con el objetivo de reducir espacios entre líneas.

Principios tácticos defensivos
Principios tácticos defensivos

4. Improvisación:

Aunque los principios tácticos ofensivos y defensivos del fútbol dan a entender que todo tiene un orden y un control, y la improvisación pareciera fuera de ellos, existe una salvedad para este grupo de principios.

Básicamente, estos hacen referencia a “saber adaptarse” de forma INTELIGENTE a los distintos problemas o beneficios que se nos presenten en los partidos. En este punto, esa inteligencia debe ser tanto individual como colectiva, y les compete tanto al entrenador como al jugador.

Además, debe venir y saberse aplicar partiendo de experiencias anteriores, memoria táctica de cada jugador y conocimientos que el entrenador vaya compartiendo con sus jugadores.



4.1 Ataques:

Como su nombre indica, son los recursos ofensivos aplicados con el fin de llegar al arco rival y finalizar la jugada con éxito, es decir, en gol. Los ataques, se dividen en dos:

  • Por posiciones:

Es una acción compleja y organizada, donde se combinan jugadas que tienen como finalidad romper el bloque de la defensa rival. Acá los 11 jugadores del equipo, están involucrados en dicho acometido.

  • Contraataques:

La especialidad de la casa para técnicos como Mourinho, Ranieri, Zidane o Simeone. Es una estrategia que se basa en salir lo más rápido posible de la zona donde el balón fue recuperado, de forma tal que el otro equipo no puede reorganizarse.

Este tipo de ataque, permite explotar al máximo los espacios dejados por los rivales -estos adelantan líneas al estar muy adentro de la zona de nuestro campo- y requiere de la acción de pocos jugadores.

4.2 Ritmo de juego:

El ritmo de juego es llevar, literalmente, los tiempos del partido. Es la aplicación de una acción donde se alterne según las circunstancias altas velocidades de partido o lentas, juegos cortos o largos, y todo eso con la idea de explotar alguna deficiencia del rival o situación de partido.

Ser entrenador de un equipo de fútbol es una tarea que implica tomar decisiones tácticas y técnicas en el lugar y momento justo si queremos ganar no solo partidos, sino ligas, copas y demás, es por eso que los principios tácticos ofensivos y defensivos del fútbol son ser algo que debemos manejar de forma casi perfecta.

Lee más artículos como este haciendo clic aquí.

No te olvides de seguirnos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

¡Nos vemos la próxima!

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!