A finales de la década de los 2000, el mundo futbolístico quedó encantado con la posesión de balón productiva que el equipo de un tal ‘Pep Guardiola’ logró convertir en seis títulos.

Lo cierto es que la plena posesión no es suficiente para convertir este modo de juego en títulos, o aprovecharla dentro de una idea formativa de jugadores. Hace falta aderezarla con otros elementos de técnica del fútbol.

Abordaremos algunos puntos clave de la posesión de balón productiva, la base de este estilo de juego, y cómo potenciar su práctica a través de entrenamientos y ejercicios predominantes de dominio de balón.

Pero antes de empezar, quiero regalarte una guía por si te interesa entrar en este apasionante mundo de entrenador de fútbol. Aquí te lo dejo para que llenes tus datos 🙂

Ascenso en popularidad

El fútbol tiki taka fue el promotor principal de la posesión de balón, el pase en corto y movimiento constante del esférico.

Tiene sus raíces en el fútbol total neerlandés de los años 70, que luego fue exportado a España a través del F.C. Barcelona de la mano de un tal Johan Cruyff, donde se adaptó al estilo y a las necesidades del fútbol español.

¿De qué manera se adaptó? Pues en primer lugar tenemos que ver las características del futbolista español promedio.

En principio, el futbolista español posee un físico adecuado para potenciar el estilo de juego del tiki taka. Son jugadores rápidos, de centro de gravedad bajo; y que gozan de gran habilidad técnica y fluidez en el terreno de juego. El dominio del balón es su fortaleza.

Un ejemplo de estos jugadores españoles, para que puedan darse una idea de lo mencionado, son Xavi, Iniesta, Silva o Mata. Y si hablamos de jugadores extranjeros con el mismo potencial/características, tenemos a Messi –criado futbolísticamente en España- Agüero o Modric.

Estas capacidades físicas y técnicas, le permiten a los jugadores cubrir espacios a través de toques efectivos de balón sin la necesidad recurrir a desplazamientos largos, tal como ocurre en ligas como la Premier o Bundesliga. Aunque hay que admitir que en los últimos años con la llegada de técnicos como el mismo Guardiola o Tuchel, eso ha cambiado.

Así pues, aprovechando la propia técnica del fútbol español y las características de los jugadores de dicha liga, se ha explotado la idea de tener la mayor cantidad de espacios del terreno de juego cubiertos a través del toque de balón.

Como consecuencia, se impulsa por consiguiente la posesión de balón productiva como el dominio del balón, es decir, a mayor posesión productiva, mayor dominio del juego, y por consiguiente mayores probabilidades de ganar el partido.

Dominio del balón
Dominio del balón

Es por ello que el estilo tiki taka, bien aplicado, requiere de un alto nivel técnico, posesión de balón y buen dominio para un mayor control de partido, tanto a nivel defensivo, como ofensivo.

Estos puntos clave fueron explotados, principalmente, por el club barcelonés y se adaptaron al juego de la Selección Española.

¿El resultado? Dos Eurocopas y una Copa del Mundo conquistados por la furia española, de la mano de, Luis Aragonés primero, y Vicente del Bosque después. Además de seis títulos de clubes por el lado del Barcelona, los cuales marcaron una era en el fútbol moderno.

Puntos clave en la posesión

Habilidad técnica

La habilidad técnica del fútbol, tanto colectiva como individual, potencia a aquellos equipos con mayor posesión de balón. Recordemos que la idea es tener la mayor cantidad de tiempo posible la pelota, pues a mayor posesión, mayor control de partido.

La técnica colectiva, se presenta/potencia en el partido y los entrenamientos con movimientos constantes (rotación) a través de todo el campo, desmarques, relevos y apoyos.

Mientras que la técnica individual se expresa a través de buenos controles de balón, pases efectivos –tanto en largo, como en corto- visión para los pases, en tiros al arco para culminar la jugada. Y, aunque no es técnica estrictamente hablando, de paciencia.

Dominio de balón para una posesión de balón productiva

El dominio es otro punto que favorece la posesión de balón productiva. Recibir el balón y saber controlarlo, dirigirlo y mantenerlo, aumenta el porcentaje de posesión del equipo, y si cada uno de esos aspectos se hace con un fin determinado -finalizar la jugada en gol- es cuando la posesión de balón se convierte en productiva.

Se tiene que dejar claro que a medida que los jugadores tengan buen manejo de balón, la probabilidad de que el rival robe la posesión disminuye.

Un ejemplo de esto lo vemos en jugadores como Modric, De Jong, Bruno Fernandes o Kevin De Bryune. Personajes con un dominio de balón ‘exquisito’ donde quitarles la pelota resulta casi imposible muchas veces, y que cuando se desprenden de él, el resultado es una jugada que finaliza en gol.

En esta búsqueda de aumentar la posesión, es imperioso que el entrenador incluya rutinas individuales para el dominio de balón.

Dentro del plan de entrenamiento, a su vez, se debe incluir simulaciones de juego donde los jugadores expongan sus habilidades técnicas, y lo aprendido con los ejercicios de dominio, partidos de 4 vs 4 en espacios cortos son ejercicios perfectos.



Rotación del balón

Como ya se dijo anteriormente, el equipo que busque tener mayor posesión de balón debe procurar tenerlo la mayor parte del tiempo de juego. Es por eso que la aplicación del famoso estilo de juego del ‘tiki taka’ es la clave en esa búsqueda de posesión.

En principio el ‘tiki taka’ lo que implica es tocar el balón de la forma más eficaz posible, de manera que la jugada termine en gol. Sin embargo, para que el tiki taka sea eficaz, la rotación del balón es ESENCIAL.

Usualmente esta rotación se realiza con pases en corto o transiciones de una banda a la otra. De forma tal que, el rival, al adelantar las líneas en búsqueda de generar una presión que le permita recuperar el balón, provoque espacios que sean explotados mediante los toques de balón; de forma que esas líneas defensivas rivales sean superadas.

La clave en esta consecución de pases (Rotación del balón) está en que la mayor parte de estos sean realizados en la zona correspondiente a los dos últimos cuartos de la cancha. Es justamente ahí donde la posesión de balón se hace productiva, ya que es donde las probabilidades de anotar aumentan.

Esto no significa que tocar el balón en campo propio sea incorrecto o ineficiente. Tener dominio de balón en dicha zona evita que el equipo rival te haga daño, pero lo importante es traducir la posesión de balón en jugadas que terminen en gol.

Perfil de jugador necesario para una posesión de balón productiva

Conociendo un poco la historia del ascenso en popularidad del juego de posesión y algunos puntos clave del mismo, ya se puede hacer un perfil de aquellos jugadores que encajarían en nuestro equipo si buscamos una posesión de balón productiva.

En líneas generales debe ser un jugador con excepcional habilidad técnica grupal y dominio del balón. También debe contar con un buen manejo de pies y una calidad aceptable a nivel regateador. Al igual que debe contar con un físico que le permita tener resistencia y agilidad.

Dentro de un estilo de juego enfocado en la posesión, el físico del jugador es sustentado por su habilidad técnica.

Equipos de este estilo no suelen recurrir a la verticalidad de forma muy explosiva, pero si a cambios recurrentes de posición sobre el terreno de juego.

Se debe contar con jugadores que posean un físico que les permita desempeñarse durante los 90 minutos reglamentarios. Aunque no lo parezca, el toque de balón y la búsqueda constante de espacios a medida que nos movemos por todo el campo, puede provocar grandes desgastes físicos.

A nivel de juego; debe tener buena visión de juego y actuar de acuerdo a las necesidades del equipo según lo demande la situación.

Sin embargo, en la vida real no encontraremos el jugador ideal que encaje en un estilo de juego de posesión al 100%.

El entrenador deberá, pues, aclimatar a los jugadores que más se acerquen al perfil antes descrito y usarlos en juego lo mejor posible. En el caso de los jugadores que no encajen con este perfil, debe adecuarlos a posiciones o tareas específicas que le sumen al equipo.

Posesión del balón productiva
Posesión del balón productiva

Entrenamientos y ejercicios para una posesión de balón productiva

En cuanto a los entrenamientos, se deben usar, predominantemente, ejercicios de técnica y dominio del balón. Dedicar la mayor cantidad de horas posible a ambos puntos.

A continuación, se debe reforzar la visión de juego. Esto a través de más frecuentes simulaciones o encuentros simples de 3 contra 3 o 4 contra 4.

La parte física no puede descuidarse, por lo que el trabajo en conjunto con los preparadores físicos debe mantenerse al día. Jugar a la posesión no siempre supone una carga física considerable, pero de igual forma no está de más cuidar este apartado.



Consideraciones finales

En resumen, para buscar una posesión de balón productiva en un equipo se deben contar con jugadores de buena habilidad técnica, dominio del balón, visión de juego y con tendencia a desempeñarse mejor en colectivo.

Un entrenador con una idea de juego predominante en posesión, tiene que incluir en sus entrenamientos ejercicios de técnica del fútbol y dominio.

A su vez, debe tener buen ojo para seleccionar jugadores que se adecuen al juego de posesión, y finalmente suficientes recursos tácticos explotables para afrontar un estilo que suele ser MUY difícil de manejar.

A lo largo de este artículo se ha recalcado también la importancia de tener el balón la mayor cantidad de tiempo posible, esto con el fin de tener bien claro el objetivo de la idea de juego principal.

¿Qué te pareció el artículo de esta semana? Si te gustó, puedes leer más haciendo clic aquí.

¡Ah! Y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales, aquí te las dejo:

Facebook

Instagram

Nos vemos la próxima semana, ¡chau!

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!