Los futbolistas polivalentes son de esos tesoros encontrados en categorías de formación que podemos usar como comodín para cubrir una baja en una posición, espacios, o participar en ofensiva dependiendo del sistema que estés usando.

Un jugador multi usos siempre viene bien y hasta te puede servir dentro del partido cuando pasas de una fase a otra y tu jugador polivalente destaca, o se desempeña bien, tanto en ofensiva como en defensa.

Es en el fútbol base donde conseguimos a estos jugadores en potencia. Siendo entrenadores de una categoría formativa, ¿buscamos que todos nuestros futbolistas sean polivalentes? Bueno, vamos a averiguarlo.

El deseo del entrenador: jugadores polivalentes

Como ya sabemos, existen distintos perfiles de entrenador de fútbol a nivel de categorías formativas y cada uno tiene su propia visión de lo que busca en jugadores polivalentes. Vamos a abordar, desde el punto de vista de los perfiles más comunes, las ventajas de formar futbolistas polivalentes desde:

Futbolistas polivalentes, ¿lo que todo entrenador desea?
Los jugadores polivalentes, son el futúro del fútbol. Un equipo, sin jugadores con capacidad de jugar en distintas posiciones, es un equipo con menos herramientas para la victoria.
  • La visión del entrenador formador

A nivel de fútbol base, el entrenador-formador ve necesario que sus jugadores tengan una formación integral. Ve más beneficioso para el niño que sepa desempeñarse en distintas posiciones.

No solo se logra adaptar el físico para la exigencia de los partidos, sino que la inteligencia del jugador se nutre sobre cómo perfil actúa en el juego. Vamos, que los chavales solo buscan marcar la mayor cantidad de goles y ya está.

Aquí lo que se busca es hacer entender a través del juego cómo funciona el delantero, los volantes, los de contención, centrales y laterales. Hacer que el futbolista aprenda cómo funcionan estos roles desde temprano.

  • El entrenador-educador y su visión particular

Para un entrenador-educador, la educación deportiva de sus jugadores es el motivo para hacer que jueguen en distintas posiciones. También sigue una idea de formación integral.

A través de los entrenamientos busca liberar de obligaciones a los futbolistas, que no sientan que el cambio de posición es una tarea impuesta para lograr resultados.

De igual modo que el entrenador-formador, se hace uso del ámbito lúdico y el juego para enseñar que los futbolistas polivalentes traen más beneficio. En palabras simples: enseñar la polivalencia como un juego de cambio de posiciones.



  • El entrenador-resultadista

Los resultados hablan del rendimiento, y ya para niveles superiores como juveniles o categorías amateur, el contar con futbolistas polivalentes en tu plantilla es haberse ganado la lotería.

Cuenta con jugadores que saben cómo defender, marcar y ocupar zonas, a la vez que saben atacar inteligentemente y en posiciones que en fútbol base lograron trabajar. A saber, que cuentas con jugadores que pueden calzar en un abanico de sistemas de juego.

Ya a nivel competitivo y de exigencia, el talento del polivalente sale a relucir y el entrenador-resultadista logra explotarlo al máximo en beneficio del equipo.

Sería de mucha ayuda si nos compartes tu punto de vista en los comentarios, o si crees que hace falta complementar estos puntos de vista generales de los tres tipos de entrenador de fútbol.

Formación orientada hacia la polivalencia

Ya vimos la visión, a rasgos generales, de los entrenadores; sigamos indagando más sobre la importancia de la formación orientada hacia la polivalencia. Aquí resaltan dos puntos importantes:

  • Libertad creativa para tus jugadores

Una ventaja de hacer que los jugadores pasen por todas las posiciones del campo es que aprenderán las nociones y conocimientos básicos ofensivos y defensivos. Les estaremos dando las herramientas con qué trabajar la posición.

Y en cuanto a lo físico, el polivalente desarrolla habilidades motrices para asimilar mejor cada parcela de juego. Irá descubriendo qué movimientos favorecen a determinados gestos mediante los entrenamientos y guiaturas del entrenador de fútbol.

Dentro de la formación a través del juego, podemos darles desafíos y poner a prueba su creatividad para, por ejemplo, hacer una marca o un desmarcaje sin cometer falta.

¿Qué gana nuestro jugador? Ser más inteligente en la cancha. Va desarrollando habilidades para resolver problemas de manera fluida que le servirán para aplicar en tiempo real en un partido.

  • Se evita la especialización temprana

El error que el entrenador de fútbol debe evitar a toda costa es especializar a sus jugadores desde temprano.

Sí, existen casos especiales donde el niño le gusta ser portero y se aferra a esa idea. De aquí podemos hablar con más extensión en otra entrada; si les gusta la idea, déjalo saber en los comentarios.

los arqueros puedes ser futbolistas polivalentes tambien ¿Sabes cómo?
El error que el entrenador de fútbol debe evitar a toda costa es especializar a sus jugadores desde temprano

Pero, ¿un jugador no tiene que especializarse en una posición? A tan temprana edad, no conviene encasillar al jugador a una posición.

¿Pero por qué no? Bueno, más adelante ahondaremos en este punto y a medida que avancemos, veremos que los sistemas de juego de la actualidad aprovechan mejor a los polivalentes.

Futbolistas polivalentes y sistemas de juego

Los amigos amantes del fútbol de posición ya sabrán la utilidad de contar con futbolistas polivalentes en un equipo que juega este estilo.

Desde su concepción, los sistemas de juego que emplean jugadores inteligentes y que sepan posicionarse en el sitio adecuado, en el momento adecuado del partido, para un fin concreto es donde salen a brillar los polivalentes.

  • En el fútbol de posición

Tomemos por ejemplo el fútbol de posición en una transición ofensiva; partimos desde atrás como es de costumbre hacia el volante creativo que, o puede continuar la jugada y pasar a ser extremo, buscar asistir a un delantero que aprovechó un espacio abierto luego de una marca, o retener el balón y jugar al toque en mitad de la cancha.

¿Notan cómo nuestro volante o puede ser extremo, enganche o creativo? Vamos, que a los mediocampistas se les exige esto y mucho más, y contar con futbolistas polivalentes en esta área de la cancha es bastante beneficioso para el juego.

Ten en mente por un momento que cuentes en tus filas con un mediocampista que puede desempeñarse como interior por ambos laterales, mediocentro, mediapunta y hasta extremo. ¿Suena ideal, no? Y es realizable, porque en España tuvimos a un tal Cesc Fábregas que podía desempeñarse en estas posiciones.

  • En el juego alemán

Aunque es muy poca la diferencia, la escuela alemana requiere jugadores inteligentes que resuelvan problemas en tiempo real durante el partido.

En labores ofensivas se maneja de manera similar al fútbol de posición, salvo que el pressing es mucho más acentuado. Ahora, en defensa es donde se logra ver cierta diferencia.

Las líneas defensivas marcan por zonas, por lo que cada defensa debe pensar hacia dónde iría el delantero para romper la línea. Es necesario contar con nociones ofensivas; pensar como delantero, en palabras más simples. Y esto se logra habiendo jugado esa posición en algún momento de su formación en fútbol base.

  • En el cerrojo

¿Futbolistas polivalentes en un juego netamente defensivo? Es de locos, pero si vemos muy en los detalles conseguimos que incluso los delanteros necesitan formación en defensa.

En los años dorados del fútbol italiano, los equipos que jugaban al catenaccio eran muy ordenados y necesitaban mucha concentración para que todo el equipo funcionara en conjunto sin romper las líneas defensivas.

¿Cómo lograrlo? Con futbolistas inteligentes, disciplinados y que hayan jugado en otras posiciones.

¿Futbolista especializado o polivalente?

Como os había contado más arriba, que un jugador se especialice en una posición a tan temprana edad es contraproducente para su formación integral como futbolista, como persona y para los sistemas de juego de la actualidad.

Los resultadistas estarán en contra y tendrán sus buenas razones para querer jugadores especializados, más si hablamos de delanteros. Pero como formadores esto es como un arañazo a un pizarrón, os explico.

El entrenador de fútbol busca formar a sus jugadores en el camino del juego limpio, la educación deportiva y competitividad sana. Que el niño, a su vez, se forme en un ambiente lúdico, que es la mejor manera de enseñanza para edades tempranas.

Futbolistas polivalentes, ¿lo que todo entrenador desea?
Que un jugador se especialice en una posición a tan temprana edad es contraproducente para su formación integral como futbolista, como persona y para los sistemas de juego de la actualidad

Para nuestro equipo de fútbol base buscamos, como entrenadores-formadores, que la formación de nuestros jugadores sea integral. ¿Y qué logramos con esto? Ampliar la visión del futbolista, ampliar su inteligencia deportiva; que en un partido la meta es meter goles, pero para llegar al gol hay que recorrer un camino.

Camino que pasa por los defensas, los mediocampistas y los delanteros, cada posición con funciones específicas y gestos específicos. Y, claro, un futbolista polivalente que domine varias posiciones sabrá cómo se moverán sus compañeros, anticipando un pase o una jugada que da ventaja significativa sobre el rival.

Esto se alcanza desde los inicios en el fútbol base, alimentando a nuestros jugadores con conocimiento deportivo, ampliando su visión y enseñándole a través del juego que desempeñar múltiples posiciones equivale a un juego de posiciones en donde das lo mejor de ti en beneficio del equipo.

Consideraciones finales sobre la importancia de los futbolistas polivalentes

Ya sea que uses alguno de los sistemas de juego mencionados en la entrada, o que te desempeñes como entrenador formador en categorías de fútbol base, la idea de tener o de formar jugadores polivalentes es un tesoro muy apreciado por los entrenadores.

Desde la formación vas explorando las habilidades de tus jugadores rotándolos de posición, haciendo un juicio objetivo de su desempeño para sí ubicarlo en una parcela donde logre explotar todos sus dotes deportivos.

Un jugador no nace siendo delantero o defensa, esto se logra haciendo que juegue distintas posiciones en etapas formativas. Para luego enseñarle a refinar estos conocimientos en categorías juveniles o amateur. Pero que nuestro objetivo sea que nuestros jugadores se queden con el conocimiento que adquirieron desempeñando los roles de las posiciones que lograron jugar.

Si te gustó el artículo de hoy, no olvides seguirnos en nuestra redes sociales para más contenido:

Facebook

Instagram

Nos leemos la próxima semana, chau 🙂

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!