El fútbol es una de las tantas expresiones de los seres humanos. Con tanta diversidad, cada sociedad adopta distintos estilos de juego en el fútbol regional donde se desempeñan. Desde el clásico contragolpe hasta el actual estilo teutón, cada país se ha formado una escuela de estilos característicos.

Si buscas tener el balón, si no te importa ceder la posesión, si todos se repliegan atrás o si el equipo carga contra el rival, la realidad te dice que todos estos estilos valen siempre que tengas resultados y buena prensa también.

Pero, ¿realmente importan los estilos de juego en el fútbol? Vamos a averiguarlo.

Definiendo un estilo de juego

Como parte de la evolución natural del fútbol, todo equipo tiene una manera particular de jugar. Ese algo que los distingue de otras ligas, o selecciones que podemos ver en competiciones de selecciones como la próxima Eurocopa o el Mundial de Fútbol.

Ya sea el clásico 4-4-2 inglés, el tiki taka español, el actual estilo de la escuela alemana de fútbol, el cerrojo italiano y otros estilos característicos de las selecciones de fútbol de estos países son los que definen la manera de jugar en sus respectivas tierras.

Desde el fútbol base se puede enseñar los pilares del fútbol de posición con total normalidad y sacar adelante el equipo bajo estos fundamentos.

O, en el caso de Alemania, que la federación de un país haga una política de instrucción de un estilo particular y regule la enseñanza de dicho estilo en las escuelas de fútbol base.

O también que un estilo de juego surja a partir de una idea de juego, como el caso del contragolpe, en donde no existe una filosofía establecida pero sí existen principios tácticos y técnicos.



Como espectadores podemos ver en un partido como ambos equipos afrontan al rival de maneras distintas y las acciones que toman tanto con posesión y al perder el balón.

Al hablar de estilos de juego nos referimos a una serie de principios que siguen una idea de juego, y que son puestos en práctica por medio de la enseñanza de técnicas y conceptos que gravitan en torno a esa idea de juego.

Es así como en un principio el fútbol total neerlandés evolucionó en el actual fútbol de posición. Incluso a partir de estilos establecidos, se crean nuevos como el de la escuela de fútbol alemán que toma los principios de la posición incorporando más presión tras pérdida y defensa zonal.

Estilos de juego en el fútbol, ¿IMPORTAN?

Y antes de entrar en contenido encontramos un punto a favor de la adopción de un estilo: la estandarización de la enseñanza del fútbol.

Los estilos de juego y la enseñanza del fútbol

Cuando tenemos en nuestras manos el manual de enseñanza del fútbol, sea del contragolpe o del fútbol de posición, con sus principios bien establecidos, serie de ejercicios sugeridos, filosofía y conceptos, pues nos será más sencillo formar futbolistas, ¿cierto?

La realidad es que no está garantizado. Sí que es cierto que formar futbolistas en un estilo bien definido y establecido, como los que hemos mencionado hasta este momento, es mucho más sencillo que enseñarles una idea vaga y poco trabajada.

Sí que el fútbol base te enseña los fundamentos técnicos del fútbol que luego a niveles superiores pueden trabajarse dentro de un marco más elaborado como un estilo de juego.

Como consecuencia, las escuelas formadoras de un equipo que se sostiene en un estilo adoptan un sello de identidad propio del club. En su momento, La Masía era el ejemplo a seguir con una generación de jugadores formados en el fútbol de posición y que a la larga cosechó numerosos títulos.

Pero también puede darse el ejemplo de otros equipos que no tienen un estilo de juego definido sino una idea de juego clara aportada por el entrenador de turno.

Estilos de juego en el fútbol, ¿IMPORTAN REALMENTE?

Si volvemos al enfoque de la enseñanza, tener un estilo aporta identidad propia y más sentido de pertenencia de los jugadores hacia el club. Al estar conscientes de que están siendo formados en un estilo el cual están familiarizados, hace que los jugadores tengan una sinergia que beneficia al equipo en el terreno de juego.

Y esto sirve para algunos equipos. Al ver que su desempeño es efectivo y cosechan resultados, lograrán captar la atención de los rivales y del mundo futbolístico en general.  

Los resultados y la exposición

Existen entrenadores que buscan un juego de buenas vistas en sus equipos y otros que solo quieren efectividad sin importar que jueguen bonito. Pero ambos tienen una meta: resultados.

Y también tenemos el caso de los entrenadores formadores que más bien buscan formar al futbolista como persona que sabe dar pases efectivos.

El mundo del fútbol siempre espera resultados. Y son los resultados la prueba de la efectividad y rendimiento del equipo bajo ese estilo. Y los resultados atraen la atención, tanto positiva como negativa.

La exposición de un estilo de juego, por un lado, da a conocer al mundo una manera distinta de jugar al fútbol, como pasó en su momento con el fútbol de posición y actualmente pasa con la escuela de fútbol alemán.

Esto supone que más equipos verán cómo te posicionas, cómo desplazas el balón, qué formaciones empleas, y demás información táctica que los entrenadores más quisquillosos saben aprovechar muy bien. La exposición supone abrir tus métodos a la vista pública.

Y si en un estilo donde todo está escrito, otros entrenadores sabrán cómo adentrar tus defensas y explotar tus debilidades.

Pero no todo es negativo, ya que esto sirve como oportunidad para mejorar dentro del mismo estilo de juego. Ciertamente todo puede estar escrito, pero siempre existe un margen de maniobra donde te puedes reinventar sin dejar a un lado tu estilo de juego.

¿Se juega o no se juega con un estilo de juego?

La pregunta tendría que reformularse a: ¿es necesario jugar con uno de los distintos estilos de juego del fútbol? Y la respuesta es que depende de lo que busques.

Primero que nada, vale más tener una idea de juego clara que quieras implementar en tu equipo para luego adoptar un estilo, o tomar cosas de otros estilos para adaptarlo a tu equipo.

¿Te gusta el fútbol de posición pero no quieres adaptarlo del todo? Está bien. ¿Eres más de contragolpe pero quieres la posesión? No pasa nada. Simplemente ten clara una idea de juego y haz las adaptaciones necesarias.

Y, precisamente, la escuela de fútbol alemán nació adoptando los rasgos característicos del fútbol total que fueron combinados con la nueva manera de recuperar el balón por medio del pressing y la mejora en incorporar a los jugadores para pensar en soluciones de juego en tiempo real.

Entonces, dependiendo de las necesidades de tu equipo, y lo que busques para éste, es necesario evaluar si conviene adoptar un estilo de juego.

Inculcar estilos de juego en el fútbol, desde categorías inferiores, ¿IMPORTAN?

La decisión no puede tomarse a la ligera, ya que es un trabajo que requiere tiempo. La escuela de fútbol alemán está viendo sus frutos en los tiempos actuales luego de un período de 20 años de preparación y formación de futbolistas.

Adoptar un estilo de juego es un trabajo a largo plazo que debe mantenerse en el tiempo, en donde la directiva del club esté comprometida a mantener la filosofía y los principios independientemente del entrenador de turno que le toque dirigir al equipo.

La constancia luego de adoptar un estilo de juego

Y es aquí en donde toman importancia los estilos de juego en el fútbol, su trascendencia en el tiempo.

Es solo cuestión de tiempo ver si un estilo realmente importa o no. En el pasado muchos entrenadores o estrategas deportivos habrán tenido sus propios estilos que no trascendieron o por falta de resultados o la complejidad de la enseñanza del estilo.

Con el paso de los años, nuevos entrenadores y estrategas formaron sus equipos con ideas tomadas de otras disciplinas deportivas como el baloncesto y las fueron amoldando al fútbol.

Vemos como unos pocos estilos, fútbol de posición, contragolpe, escuela alemana, son los que han durado más en el tiempo y se conservan en el fútbol moderno.

Otros estilos populares en antaño ya dejaron de usarse por la evolución natural del juego, y quizá venga una nueva generación de entrenadores a cambiar el fútbol y veremos el nacimiento de nuevos estilos.

Consideraciones finales de los estilos de juego

Hemos visto que los estilos de juego en el fútbol son el sello de identidad de los clubes y de un país donde predomina un estilo particular de jugar en su liga doméstica.

No es algo que se toma a la ligera. Un estilo es la consecuencia de la puesta en marcha de una filosofía y principios elaborados en torno a una idea de juego que el club sigue sin mirar a los lados.

La trascendencia en el tiempo de un estilo confirma el hecho de la efectividad y facilidad de adaptación a las tendencias del fútbol moderno. Y también su adopción en otras ligas y cómo se adapta a las distintas ligas de alta competitividad. Si volvemos a la pregunta de inicio, ¿realmente importan los estilos de juego del fútbol? Sí importan si el club busca una identidad, una razón de ser, una manera efectiva y concisa de jugar al fútbol para formar a sus futbolistas, conseguir resultados y perpetuar su legado a futuro.

¡Hasta aquí el artículo de hoy! No olvides seguirnos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Y por si quieres leer un poco más, aquí te dejo más datos interesantes.

Nos vemos la semana que viene, ¡chao! 🙂

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!