Hablar sobre fútbol femenino ya no es un tabú como lo era hace décadas, ahora es mucho más común ver transmisiones de campeonatos de fútbol femenino y leer titulares con los hechos más relevantes como traspasos de jugadoras y estadísticas de juego. Pese a ello las diferencias entre el fútbol masculino y femenino son notables. En este artículo hablaremos de ellas.

La visibilidad de las féminas a nivel informativo en medios de comunicación sigue dejando mucho que desear, ya que los derechos televisivos continúan siendo una disputa y esto se ve reflejado en los ingresos monetarios que percibe el fútbol femenino.

Las 4 diferencias más llamativas entre el fútbol masculino y el femenino

Comparar el fútbol masculino y el femenino, puede ser un tanto injusto debido a que algunas diferencias vienen establecidas por un tema netamente biológico y además sabemos que es polémico y que nos metemos en terreno embarrado, pero… ¿quién dijo miedo? Aun así, es interesante conocer cuáles son las variables que marcan la discrepancia entre hombres y mujeres que practican este deporte a nivel profesional.

Además, esto permite saber qué parámetros se pueden modificar o corregir para fomentar la igualdad de género y potenciar aún más el fútbol femenino. A continuación se presentan las 4 diferencias más llamativas en este ámbito:

1. Salario

Mucho se oye de los desorbitantes negocios que se hacen al comprar un jugador, casos como el de Neymar llaman mucho la atención, ya que la cláusula de rescisión que pagó el PSG al Barcelona, fue de 222 millones, y su salario alcanzó los casi 37 millones de euros anuales.

Por el contrario, las jugadoras femeninas no gozan de la misma fortuna, mientras que el fútbol masculino cuenta con múltiples patrocinantes, gran interés mediático, y por consiguiente, elevados ingresos monetarios, el fútbol femenino apenas empieza a crecer en este aspecto.

Esto ocurre debido a que el fútbol femenino es mucho menos visto, solo el 5% de la prensa deportiva se enfoca en esta categoría, ya que resulta menos llamativo para la audiencia y por ende, las cifras que manejan están muy lejos de parecerse a la de los hombres. No obstante, los cambios son notorios si se compara con el inicio de las mujeres en este deporte.

Además, esto repercute en que los salarios y primas en el fútbol femenino sean muy bajas, aunque recientemente se ha visto cómo esto ha empezado a cambiar, tal es el caso de la Confederación Brasileña de Fútbol, que informó que la selecciona femenina ganará lo mismo que la selección masculina.

jugadoras de fútbol
jugadoras de fútbol



2. Resistencia física

Se sabe que las dimensiones del campo de fútbol son exactamente iguales tanto para hombres como para mujeres, por lo que recorren las mismas distancias y anotan en porterías iguales, pero a pesar de esto, estudios demuestran que las mujeres presentan mayor agotamiento físico después de un encuentro.

Una mujer tiene ciertas desventajas mecánicas con respecto a los hombres, su caja torácica, su capacidad ventilatoria y el transporte de oxígeno a los músculos es inferior comparado al masculino, por esa razón los hombres resisten más tiempo en el campo.

Otra causa importante que afecta el rendimiento deportivo de la mujer son los cambios fisiológicos que ocurren de manera natural, el cual está exento para los hombres.

Las futbolistas compensan el agotamiento, el cual se manifiesta especialmente en el segundo tiempo, manteniendo buena técnica, control del balón y buen pase, lo que hace que las transiciones de balón en el juego femenino sean más lentas en comparación al de los hombres.

3. Arbitraje

Un árbitro de fútbol masculino gana más que un árbitro de fútbol femenino, por eso son escasas las féminas que se dedican al arbitraje. Algunas de las que destacan en su profesión son Bibiana Steinhaus, Claudia Umpiérrez y Lucila Venegas.

Hay diferencias entre el juego de los hombres y las mujeres que el árbitro debe conocer para pitar apropiadamente un partido. Esta diferencia no solo radica en que las futbolistas suelen jugar un poco más rudo, sino que por motivos de fuerza física, los hombres consiguen hacer lanzamientos más largos.

Y aunque la distancia que recorre, el ritmo y la velocidad del árbitro en ambas categorias es similar, deben ajustar sus posiciones cuando se trata de un partido de fútbol femenino. Lo más recomendable es que los árbitros abarquen un radio de acción más ancho que largo debido a que normalmente el juego no sube y baja con rapidez.

Además, en encuentros de fútbol femenino se ven mayor cantidad de pases en corto comparado con los que se ve en partidos de sus colegas masculinos. Esto quiere decir que el árbitro debe evaluar muy bien el juego para poder saber dónde ubicarse y así hacer un trabajo impecable.

Otra diferencia es que en el fútbol masculino no suelen verse mujeres arbitrando, aunque recientemente en 2019, Guadalupe Porras se convirtió en la primera árbitra asistente en debutar en primera división española de fútbol masculino, lo cual es un hito importante en este deporte.



arbitra de fútbol
arbitra pitando un partido de fútbol femenino

4. Entrenadoras

Sarina Wiegman, campeona de la Euro Femenina en 2017 y subcampeona del mundial femenino Francia 2019 y Jill Ellis, ganadora de dos mundiales consecutivos de fútbol femenino, son entrenadoras de selecciones femeninas de fútbol muy reconocidas que han optado por premios de la FIFA como las mejores en su área.

No obstante son de las pocas mujeres que han incursionado en esta rama pues la mayoría de los entrenadores son hombres. Esta es otra de las diferencias en este deporte, aun en la categoría femenina, los hombres siguen estando presentes como entrenadores.

Aunado a esto, son aún menos las mujeres que entrenan selecciones masculinas, la cifra de entrenadoras no alcanza el 10%, según la Federación Española. Sin embargo, hay algunos casos como el de Corinne Diacre, que en 2014 se convirtió en la primera entrenadora de un club masculino de segunda división francesa, el Clermont Foot.

También está Inka Grings, que empezó su carrera en el fútbol como jugadora y pasó a ser la primera mujer que entrena un club masculino en una de las cuatro primeras categorías del fútbol alemán desde abril de 2019.

En resumen: fútbol femenino

Para nadie es un secreto que los patrocinadores prefieren invertir en fútbol masculino, pues una parte importante de la sociedad continúa pensando que la calidad y técnica de una futbolista es menor al de un hombre por la condición biológica y morfología de la mujer.

La lucha por la igualdad de género sigue en pie y una de las acusaciones que se escucha con mayor frecuencia es la diferencia de salarios por consecuencia de la impopularidad que tiene el fútbol femenino con respecto al masculino.

Algunos canales deportivos prefieren repetir un partido amistoso de hombres que transmitir un torneo importante de mujeres, por la batalla que existe por los derechos televisivos para los clubes femeninos.

Aun así es importante resaltar el hecho de que a pesar de que la resistencia física de las mujeres es inferior, la técnica y precisión de su juego es bastante comparable al de los hombres, e incluso algunas de ellas han llegado a compararse con jugadores de élite masculinos.

Hay que potenciar su valor comercial y construir los cimientos para que el fútbol se desarrolle en todas sus aristas. Para ello, es necesario aumentar la exposición de los torneos femeninos en diferentes medios y divulgar aún más los resultados, para así llegar a un mayor alcance mediático.

¿Qué diferencias crees que son las más importantes entre el fútbol masculino y el femenino en este momento?

Si te gustó este artículo, revisa otros posts interesantes de fútbol aquí.

¡No te olvides de visitar nuestras redes sociales!

Facebook

Instagram

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!