Todo equipo pasa por rachas, pero cuando una mala se extiende, nos preguntamos: ¿cómo lograr el funcionamiento del equipo para conseguir una mejor? ¿Qué influencia este mal rendimiento? ¿Cuáles factores deben mejorarse o cambiarse?

Una vez dentro de una dinámica negativa es fácil señalar culpables, entrenador, jugadores, árbitros… pero pocos, son los que saben analizar realmente cuales son los fallos, y como abordarlos.

Es por eso que buscando ayudar a afrontar éste tipo de situaciones típicas del fútbol, hoy explicaremos cómo lograr el funcionamiento del equipo; hablaremos desde cual rol deben cumplir jugadores y entrenador, hasta el mismo club.

Antes de seguir aquí te dejamos la guía con los 7 errores que cometemos los entrenadores de fútbol base que más nos impiden crecer.

Rol del entrenador para lograr el funcionamiento de un equipo

Para analizar el funcionamiento de un equipo se requiere ver el desempeño del entrenador de fútbol y los jugadores como un todo, desde un punto de vista global, y observar muy bien el comportamiento de ambas figuras dentro y fuera del juego.

Como figura líder del conjunto, el entrenador es quien propone la idea de juego, administra las cargas físicas y emocionales, y sirve de estratega para implementar sistemas de juego en el fútbol que caractericen su estilo.

Con esto no solo se busca hacer que la plantilla juegue con base a una idea de juego, sino que los mismos jugadores aporten su intelecto para crear jugadas y situaciones de ataque aprovechando el estímulo que el entrenador les brinda.

Es importante, además, que el entrenador sepa muy bien el estado de la plantilla, del cuerpo técnico y de sí mismo, pues esto le permitirá detectar cualquier tipo de fallo y remediarlo de forma inmediata.

Funcionamiento del equipo
Funcionamiento del equipo

El rol del jugador

El jugador solo tiene una tarea bien clara y definida: dejarlo todo en la cancha. Dar lo mejor de sí en cada partido y cuidar su integridad física en pro de mejorar su desempeño.

A su vez, el jugador necesita dar su voto de confianza y creer en el proyecto planteado por el entrenador. Aquí es donde nace la compenetración futbolística hacia el equipo.

De lo contrario, va a haber un desequilibrio notable a la hora del partido.

Hay tres elementos que el jugador debe equilibrar dentro del juego: las tácticas y los sistemas de juego en el fútbol característico del equipo, las instrucciones del entrenador y las jugadas que crea gracias a su inteligencia.

Al haber un desequilibrio en alguno de estos tres elementos, el rendimiento general del equipo se verá afectado y el rival sabrá aprovechar muy bien estos sutiles fallos.

Claves para un mejor desempeño y lograr el funcionamiento de un equipo

Conocidos los roles del entrenador y los jugadores, ahora se debe observar el funcionamiento de ambos como uno solo, que es lo que ocurre al momento de hacer rodar el balón en la cancha.

Es necesario que exista un equilibrio entre el juego creativo propio de un jugador o del colectivo, con las direcciones del entrenador. Aquí se logra la mayor compenetración futbolística de los jugadores y es muy probable observar mejoras en el desempeño general.

Partiendo de la pregunta inicial, ¿cómo lograr el funcionamiento de un equipo? Surgen algunas de las claves más resaltantes:

Entendimiento mutuo entre jugadores y entrenador

Está más que claro que la comunicación abierta entre ambas partes es esencial. El entrenador de fútbol debe ser capaz de mostrarse como líder y transmitir confianza en los jugadores sobre su proyecto de juego.

Inclusive, debe tratar de ser cercano con su plantilla y gestionar los egos dentro del vestuario. En resumen: dejar bien claro el papel de líder y generar confianza en la plantilla.

Por otro lado; los jugadores deben confiar en las indicaciones y lineamientos del entrenador. También mantener su compenetración futbolística con el equipo, velar por su integridad física y aportar valor al conjunto.

Sostener este equilibrio a lo largo de la temporada es un trabajo de ambas partes que está constantemente sometido a riesgo. Ya sea en la forma de lesiones, bajón emocional de los jugadores más destacados o simplemente mala suerte.

Es por ello que a medida que se mantenga la armonía y comunicación entre jugadores y entrenador, el equipo gozará de buen desempeño y estabilidad.



Estimular las relaciones entre compañeros para lograr el funcionamiento de un equipo

Tratar de implementar sistemas de juego en el fútbol del equipo sin que los jugadores se compenetren o carezcan de confianza mutua es de las últimas acciones que un buen entrenador con tacto humano y conocimiento futbolístico realiza.

Como seres humanos, las necesidades de socializar deben satisfacerse estando dentro de una práctica deportiva. Más aún si se trata de llevar adelante un equipo.

El entrenador de fútbol, como facilitador de las interacciones de la plantilla, estimula la socialización de los jugadores durante los entrenamientos y en los ratos de descanso.

Las relaciones dentro del equipo deben ser lo más cercanas que sea posible, todo en torno a la idea del proyecto futbolístico y la pertenencia al club.

Esto lleva que los jugadores tengan mayor fluidez dentro del partido.

Al conocerse bien, ellos sabrán cómo adelantarse a una posición viendo quién posee el balón, hacia donde dirigir el pase, predecir si un compañero hará una determinada jugada, entre muchas cosas más.

No solo se sube la moral y autoestima de los jugadores, sino que se logra aumentar el funcionamiento efectivo del equipo.

Condicionamiento físico de la plantilla

Tratar la salud mental de los jugadores para potenciar su desarrollo individual complementa al trabajo físico que realizan en los entrenamientos.

A nivel del equipo, se refleja en una baja o alta en el funcionamiento. Si, por ejemplo, se observa que en los minutos finales del partido el equipo desfallece, algo sucede con el estado físico general de la plantilla.

La frecuencia de los entrenamientos, ayuda a mantener el plantel en condiciones, es por ello que el buen entrenador de fútbol mantiene bien programadas las sesiones y sabe cuándo se pueden “exprimir” o frenar el acondicionamiento físico.

Como valor agregado, los entrenamientos también pueden ser usados para estimular la creatividad de los jugadores al presentarles situaciones de juego, o retos, para que ellos den con la solución.

Este punto ayuda a incrementar la compenetración futbolística con el resto de sus compañeros y estimula a los jugadores a aportar al sistema de juego en el fútbol del equipo.

De este modo, se logra balancear el aporte tanto del entrenador como de los jugadores. Dependiendo de la frecuencia de los entrenamientos, y de otros factores relacionados con el desgaste y la intensidad, el equipo verá mejoras en su funcionamiento.

A medida que se aumente la frecuencia de situaciones de juego en los entrenamientos, los jugadores estarán adaptando su memoria muscular para actuar eficazmente en una situación real ante un rival.

Liderar un equipo
Liderar un equipo

Estado financiero del equipo

El dinero lo mueve todo y es necesario para poner en marcha o mantener, un proyecto futbolístico, sea a corto o largo plazo.

Por mucho que las intenciones del entrenador favorezcan el estilo de juego, sin recursos no se puede pretender poner a funcionar un equipo.

Tanto entrenador como jugadores merecen ser recompensados por representar los símbolos del equipo dentro de la cancha. Así el equipo se asegura tener una plantilla y cuerpo técnico bien motivados para continuar en el proyecto.

El manejo de las finanzas es un tema que ocupa a la directiva, y son ellos los que toman las decisiones adecuadas para mejorar o, en el peor de los casos, descenso de la categoría.

Tanto a equipos grandes como modestos de tabla media-baja o de categorías inferiores pasar por ciclos donde las finanzas no están a su favor, y se ven en la necesidad de rescindir el contrato de jugadores top dentro del plantel, vender o ceder.

Como consecuencia, el entrenador debe ingeniar otras maneras para lograr el funcionamiento de un equipo desbalanceado. Por lo general, en este tipo de situaciones se logra estancar al equipo.



Consideraciones finales para lograr el funcionamiento de un equipo

Gestionar un proyecto futbolístico no es tarea sencilla para nadie. Puede que el entrenador de fútbol esté bien formado y capacitado, no obstante al enfrentarse con una variedad de perfiles de jugadores es donde se observa la verdadera calidad del entrenador.

Se han mencionado algunas claves en torno a la pregunta ¿cómo lograr el funcionamiento de un equipo? Y se pueden resumir en: factor emocional, factor físico y factor económico.

El entrenador y los jugadores son seres humanos comunes y corrientes que destacan por su inteligencia física. Aun así, mantienen las mismas necesidades que cualquier otra persona: socializar, descansar, sentirse parte del grupo, entre otros.

Atender las necesidades emocionales de la plantilla mantendrá sus mentes despejadas y en concentración al momento de empezar los entrenamientos y entrar en la cancha de juego ante un rival.

El factor físico abarca todo lo referente a entrenamientos, intensidad, simulación de situaciones de juego, y así con el fin de mantener el cuerpo de los jugadores en condiciones aptas para entrar en la cancha.

A medida que el entrenador administre bien las sesiones de entrenamientos se podrá evitar todo tipo de lesiones, sobrecargas musculares y roturas.

Pero luego de todo el trabajo que requiere sostener el proyecto del equipo se espera una compensación, usualmente en forma de salario.

Se ve que los tres factores mencionados funcionan como un todo dentro del funcionamiento de un equipo y para lograrlo debe existir un equilibrio muy cuidado si se desea mantenerlo a muy largo plazo.

Para finalizar; ¿cómo lograr el funcionamiento de un equipo?

Tratando de encontrar el balance entre el estado físico y emocional de los jugadores dentro del conjunto, y un análisis sobrio e inteligente de la actualidad del equipo por parte del entrenador, considerando tanto aspectos pasados, como futuros.

¿Quieres leer más artículos como éste? Sólo tienes que hacer cliiiiiiiiiic……. AQUÍ.

Y si me sigues en mis redes sociales, te lo agradecería muchísimo:

Facebook

Instagram

¡Nos leemos la semana que viene! 🙂

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!