Solucionar conflictos en un equipo de fútbol es uno de los requisitos esenciales para tener bajo control a tu grupo de jugadores. Son distintas mentalidades, tratos, ideas… bueno ya sabes a lo que nos referimos. Cada jugar es un mundo distinto.

Nuestros amigos veteranos ya tendrán experiencia en el manejo y gestión de equipos, y saben cómo actuar acorde a una situación de conflicto en el equipo o en los vestuarios.

Pero en esta ocasión os vamos a facilitar las cosas a los entrenadores que están liderando sus primeros equipos con 10 sencillas reglas para solucionar conflictos en un equipo de fútbol. No es la verdad absoluta, pero son los rasgos más usados por los entrenadores experimentados para la resolución de conflictos.

Aspectos del entrenador para solucionar conflictos dentro del equipo

Esta lista con las 10 reglas generales para solucionar conflictos en un equipo de fútbol la vamos a dividir en secciones.

En la primera sección, hablamos de los aspectos que necesita emplear el entrenador para solucionar el conflicto. La segunda sección, trata sobre lo que debe hacer el entrenador al reunir los involucrados en la solución del conflicto.

La tercera sección está dedicada a la fase de negociaciones con los involucrados, usar habilidades de resolución de conflictos y gestión de equipos. Finalmente, la cuarta sección la dedicaremos a extraer aprendizaje de lo sucedido y que no quede como un conflicto aislado que repercuta a futuro.

Ahora sí, vamos con la primera sección:

  • Mantener la calma y no dejarse llevar por las emociones

Seamos honestos, cuando nos enfrentamos a una situación de alto estrés nos dejamos llevar por las emociones que evocan en el momento. Y está bien, es totalmente común reaccionar a estos estímulos con algún tipo de reacción.

No obstante, en el liderazgo de equipos debemos ser capaces de mantener nuestras emociones limitadas durante una situación de alta intensidad como lo puede ser un conflicto interno. Recuerda que tú, el entrenador, eres la única persona que puede controlar tus emociones.

Como lider, si tu equipo atraviesa una situación complicada tú debes ser el pilar, la base del equipo. La mejor decisión es mantener la cabeza en frío, mantener la imparcialidad y no tomar bandos.  

  • Escuchar atentamente a las partes en conflicto

Cada bando en conflicto tiene sus propios argumentos y visión de lo que está estorbando el rendimiento del equipo y de lo que rompió la tensión interna para caer en conflicto.

Como entrenador tienes que escuchar con suma atención los argumentos de cada parte. ¿Qué los llevó a diferir? ¿Por qué surgió la discusión? Y no solo eso, sino que te permite saber la naturaleza del conflicto. Puede que haya tensión entre los jugadores por una mala racha o baja de rendimiento.

10 reglas para solucionar conflictos en un equipo de fútbol, y tener una dinámica de equipo más satisfactoria
10 reglas para solucionar conflictos en el vestuario, y tener una dinámica de equipo más satisfactoria.

O también existe una inconformidad con tu manera de dirigir el equipo, o que haya jugadores tóxicos tratando de imponerse -Por acá te dejo un vídeo MUY bueno, hablando de ello y cómo lidiar si te tocan alguno- para hacerte la cama. Incluso la dirigencia del club puede verse involucrada.

Escucha muy bien a tus jugadores. Vas a necesitar todo esto para poder tú argumentar con bases sólidas al momento de negociar la solución, que más adelante veremos cómo llegar a ella. Por otra parte, con la palabra de todos puedes ir ideando una solución tentativa antes de llegar a la negociación.

  • Actuar como líder

No está de más decir que necesitas mostrar tus habilidades en el liderazgo de equipos desde el minuto 1 de entrenamiento. Como entrenador eres el líder natural del equipo. Sé imparcial, escucha a tus jugadores, habla en el tiempo adecuado, muestra interés genuino para solucionar el conflicto, involucra ambos bandos en la solución y recuérdales el objetivo principal del equipo.

Como entrenador tienes que escuchar con suma atención los argumentos de cada parte. ¿Qué los llevó a diferir? ¿Por qué surgió la discusión?

No te dejes vencer por jugadores tóxicos o por factores externos que también estén perjudicando a tu equipo. Sal y defiende los colores de tu equipo como el líder natural que eres. Haz valer tu liderazgo de equipos.

Conflictos en el equipo y sus implicados

  • Evitar señalar culpables

Como dijimos anteriormente, lo último que se debe hacer en la resolución de conflictos es señalar con el dedo a un único culpable.

¿Consecuencias de hacerlo? Se promueve la división interna del equipo y la poca confianza que había termina de fracturarse.



La mejor manera de encausar el conflicto hacia la solución, es tratando a todos por igual y nunca de un modo autoritario. Como líder, muestra empatía y aprovéchate de la inteligencia emocional para rescatar la confianza.

Estás en una situación delicada, por lo que necesitas ser el pilar del equipo. Por un momento necesitas sostener el peso del equipo en tus hombros, que luego podrás repartirlo nuevamente hacia tus jugadores una vez hayan llegado a una solución.

  • Reunir los involucrados

Una vez que las aguas se hayan calmado, y que tú también te hayas calmado, es hora de reunir a los involucrados en un ambiente neutral, sin estrés y donde todos se sientan en comodidad.

Para solucionar conflictos en un equipo de fútbol necesitas reunir a tus jugadores y empezar a hacer todas las preguntas necesarias para entender mejor el panorama.

No lo hagas ver como un interrogatorio, busca hacer una dinámica de grupo para hacer las preguntas. Si ves poca participación en algunos jugadores, pregúntales por qué no participan si están todos reunidos como equipo, como grupo unido.

Dentro de la gestión de equipos, esta primera reunión sirve como preámbulo a la fase de negociaciones en donde todos aportarán para llegar a un acuerdo y solucionar el conflicto dentro del equipo.

Construyendo las soluciones al conflicto en el equipo

  • Mantener el mayor control posible

Ya entramos en la fase de negociación, es decir que ya todos están reunidos para buscar soluciones acordadas donde todos estén satisfechos.

Necesitas tener control en la resolución de conflictos. Esto es que los jugadores no pateen la mesa, o se sobresalten por algún malentendido o falta de comunicación. Rompe cualquier silencio incómodo.

Un punto importante es que por ningún motivo abandones la reunión hasta que se haya llegado a un acuerdo. ¿Por qué? Porque de eso se trata el liderazgo de equipos, de estar presente como la autoridad y el líder del grupo.

  • Lograr un acuerdo y distribuir responsabilidades

Bien, vamos a suponer que no ves que la negociaciones están llegando a buen puerto, por lo que tienes que usar otras tácticas de resolución de conflictos.

Algo que no falla es recordarles a tus jugadores que son parte de un equipo, y un equipo tiene objetivos trazados desde comienzos de la temporada. ¿Quieren buscar la promoción de ascenso? ¿Mantener la categoría? ¿Salvarse del descenso?

Recuérdales esos objetivos. Recuérdales también tu visión de juego y plan para lograr estos objetivos. ¿Qué queremos decir con esto? Que el equipo va primero. Esto te sirve para que los jugadores bajen un poco la cabeza.

Con esto ya puedes aprovechar para poner sobre la mesa las soluciones tentativas al conflicto. Pide la opinión de todos tus jugadores, que ninguno se quede sin participar, y que ellos mismos también complementen u ofrezcan otras soluciones.

Si todos están de acuerdo, ahora necesitas aplicar otra táctica de la gestión de equipos: distribuir responsabilidades. Haz un pacto de compromiso donde tú como entrenador te comprometas a cumplir tus responsabilidades y tus jugadores también se comprometan a cumplir su parte del trato.

Aprendizaje para eventos futuros

  • Llevar registro del conflicto

Y pensarás que ya acabó todo, ¿no? ¡Pues no! Esto no acaba sin una enseñanza. El entrenador inteligente no deja nada por fuera, y aprende de toda situación, ¿no crees? Déjanos tu opinión en los comentarios si estás de acuerdo o si piensas que de los conflictos se puede aprender algo o no.

Lleva un diario, o un medio, donde registrar lo acontecido. Anota los implicados, cuál fue el detonante, la gravedad del conflicto, a qué solución llegaron y qué tácticas te funcionaron.

Como parte del aprendizaje en la resolución de conflictos, anota también qué cambió en el equipo, o qué has notado luego de haber pasado por esta etapa.

  • Buscar las causas reales

Dentro de tu registro tienes que poner los causantes del conflicto, pero los reales. Este puede ser un trabajo de investigación algo extenso, por lo que necesitarás la ayuda de tus asistentes – si los tienes – o tú por tu cuenta.

Es necesario, porque puede que el conflicto haya surgido por malentendidos en los entrenamientos, o por mal desempeño en un tramo de la temporada, y necesites precisar bien el causante de estos conflictos.

  • Mantener la cohesión del equipo
La última regla, pero no por eso menos importante, es velar siempre por el equipo. Mantener cohesionados a tus jugadores en todo momento, tanto en las buenas como en las malas.

Y la última regla, pero menos importante, es velar siempre por el equipo. Mantener cohesionados a tus jugadores en todo momento, tanto en las buenas como en las malas.

Como siempre: mantén un trato cordial, buen ánimo, haz que todos participen, recordarles los objetivos de la temporada y seguir los entrenamientos.

Consideraciones finales sobre solucionar conflictos en un equipo de fútbol

Y, bueno, estas han sido las 10 reglas generales para solucionar conflictos en un equipo de fútbol. Resalta la palabra general porque pueden presentarse casos específicos donde tienes que responder ante esa situación específica.

Es posible que en tu plantilla cuentes con jugadores tóxicos, la posición del equipo en la temporada, cómo han salido de los partidos importantes y los regulares, pero estas reglas te ayudarán a elaborar una base para solucionar el conflicto particular que tu equipo esté atravesando.

Y no veamos el conflicto como algo negativo. Parte del aprendizaje también va de mejorar nuestras habilidades en la gestión de equipos y crear hábitos de convivencia entre los jugadores. Así aprovechamos lo que parece una situación negativa en un refuerzo positivo para nuestro equipo.

Ahora sí, hasta aquí la entrada de hoy y cuéntanos si esta información te fue de utilidad. ¿La vas a poner en práctica en tu equipo? Déjanos tu comentario y no te olvides de seguirnos en nuestras redes.

Si te gustó el artículo de hoy, no olvides seguirnos en nuestra redes sociales para más contenido:

Facebook

Instagram

Nos leemos la próxima semana, chau 🙂

¡Comparte la pasión que nos une!

Si crees que esta información es útil para tus compañeros o amigos ¡Comparte a tan solo un clic!